Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



ACCIÓN


Schürrle mató el milagro

EFE | Martes 01 julio, 2014

André Schürrle alivió a Alemania con un gol que le daba ventaja cuando arrancaba el tiempo extra. Gabriel Bouys-AFP/La República


Schürrle mató el milagro

Alemania sufre para apagar la sed de venganza de Argelia

Alemania, la todopoderosa Alemania, sufrió para eliminar a Argelia (2-1), que aguantó hasta la prórroga un partido que dominó en muchas fases y que terminó con dos goles de André Schürrle y Mesut Özil y que acabaron con la sed de venganza africana, que no obstante llegó hasta el último instante, tras el posterior gol de Abdoulmene Djabou.

Con el recuerdo de aquel duelo bochornoso del Mundial de España 1982 en el que Alemania y Austria dejaron sin torneo a Argelia y que absorbió casi todos los días precedentes al choque, saltaron las dos selecciones al césped del estadio Beira-Rio de Porto Alegre. Todo lo que ocurrió el 25 de junio de 1982, en ese arreglo entre ambos países, todavía escocía en el país árabe.
Por mucho que el técnico germano Joachim Löw intentara restar importancia a aquella jornada infame para el fútbol, asegurando que sus jugadores y los argelinos no habían nacido aquel día y no se acordaban de nada, los hombres de Vahid Halilhodzic conocían perfectamente la historia.
El entrenador bosnio supo organizar a sus futbolistas en torno a esa idea y a las suyas propias, que son muchas. Casi en cada partido del Mundial ha cambiado las alineaciones con jugadores nuevos y tácticas diferentes. Para esta ocasión, sorprendió con la inclusión del jugador del Getafe, Mehdi Lacen, que se colocó por delante de una defensa de cinco jugadores casi impenetrable.
Alemania salió con Bastian Schweinsteiger y sin Sami Khedira, a quien finalmente Löw dejó en el banquillo. Mats Hummels, enfermo, se quedó sin jugar y Jeremy Boateng se ocupó del centro de la defensa.

Encerrados y muy bien colocados, los argelinos fueron mucho mejores en la primera parte. Tenían ganas de hacer historia, sed de venganza y buenas sensaciones. No dejaron prácticamente ni un hueco a los germanos, que apenas contaron con una ocasión clarísima al final de la primera parte, cuando Mario Goëtze no aprovechó un rechace clarísimo de Rais M’Bohli tras un disparo muy peligroso de Toni Kroos.
Ese fue casi todo el bagaje ofensivo en los primeros 45 minutos de Alemania. Al paso, sin nervio, con pases facilones y sin verticalidad. A ese ritmo, no iban a ningún sitio. Y Argelia, casi lo aprovechó.
Dispuso de varias oportunidades que no culminó. Primero, Islam Slimani, con un contragolpe que frenó Manuel Neuer; después, Sofiane Feghouli, que no finalizó una jugada muy clara de gol tras desbordar por la banda derecha; Faouzi Ghoulam se apuntó al carrusel de ocasiones con una internada por la izquierda que a punto estuvo de entrar en la portería de Alemania, y, de nuevo, Slimani, que marcó de cabeza pero su tanto fue anulado por fuera de juego.
Argelia mereció marcharse por delante en el marcador antes del descanso. Hizo mucho más para irse con ventaja, incluido un esfuerzo físico muy grande que después le pasó factura.
Los germanos trataron de causar más problemas al arquero M’Bohli en el completo, que se encargó de sacar como pudo un disparo de Schürrle y un zapatazo de Philipp Lahm en la que fue su mejor parada del partido.
Fueron los mejores momentos de Alemania, que no pudo evitar la resurrección de los Zorros del Desierto. Argelia se recuperó del empuje rival y volvió a dejar con pocos argumentos a la escuadra de Löw, que se volvió a atascar sin ideas.
Pero Alemania es Alemania y hasta el final no hay que confiarse. Se esperaba un último arreón para marcar uno de esos goles germanos, al final, cuando más duele. En esos momentos apareció por fin Thomas Müller, casi desaparecido durante 90 minutos, pero chocó de nuevo con M’Bohli, que sacó otro balón milagroso tras un cabezazo a bocajarro del jugador del Bayern de Múnich.
Entre M’Bohli, que volvió a salvar otro remate, esta vez a Schwensteiger, y la defensa argelina, consiguieron desesperar a Alemania, que al final acabó necesitando la prórroga para acabar con la resistencia africana.
Esta se desmoronó en el minuto 93 con un gol de tacón de Schürrle y con un tanto postrero de Mesut Özil. Fue el fin de Argelia, que no consiguió su venganza pero con honor y con un tanto final de Djabou, puso contra las cuerdas a un equipo que se verá las caras en cuartos de final con Francia. Europa sigue con vida. África murió con dignidad.

 

Porto Alegre/EFE