Sauditas y sus aliados del Golfo se enfrentan a Irán
El choque entre Arabia Saudita e Irán pone al descubierto una vez más las líneas de falla de esta región polvorín y podría agravar los conflictos de Yemen y Siria, donde una Arabia Saudita dominada por los sunitas y un Irán chiíta libran guerras subsidiarias. Bloomberg/La República
Enviar

 Arabia Saudita y algunos de sus aliados del Golfo cortaron o redujeron sus lazos diplomáticos con Irán, dando lugar a la peor crisis en las relaciones entre las potencias de Oriente Medio en casi tres décadas, lo que plantea la amenaza de una profundización de los conflictos en toda esta volátil región.

El gobierno saudita y Bahréin dieron a los embajadores iraníes 48 horas para dejar sus países después que un grupo de manifestantes incendió la embajada saudita en Teherán durante el fin de semana tras la ejecución del clérigo saudita Nir al-Nimr, crítico del tratamiento que da el reino a su minoría chiíta.
Los Emiratos Árabes Unidos redujeron su representación diplomática al nivel de encargado de negocios.
El choque entre Arabia Saudita e Irán pone al descubierto una vez más las líneas de falla de esta región polvorín y podría agravar los conflictos de Yemen y Siria, donde una Arabia Saudita dominada por los sunitas y un Irán chiíta libran guerras subsidiarias.
El ensanchamiento de la grieta sigue a las críticas sauditas al acuerdo sobre el programa nuclear iraní promovido por Estados Unidos el año pasado, acercamiento con que cuenta la dirigencia de Teherán para fortalecer su economía.
“Irán ahora básicamente está aislado en la región”, dijo desde Dubái Ghanem Nuseibeh, fundador de la consultora de Londres Cornerstone Global Associates. “Es la parte que más sufrirá por este aislamiento.
Los iraníes esperaban reintegrarse al mundo con el acuerdo nuclear y ahora han hecho todo lo contrario”.
El precio del petróleo subió mientras que los mercados de valores de China, Japón y toda Europa caían en el primer día completo de operaciones de 2016.
Si bien la preocupación en general se centró en la economía china, la perspectiva de más tensiones en Oriente Medio inicialmente contribuyó a las turbulencias. Los futuros de petróleo en un momento subieron más de un 3% en Londres a $38,50 antes de retroceder.
“Desde el punto de vista de las inversiones, es una mala noticia: la gente apostaba a reactivar el diálogo entre los sauditas y los iraníes y a atenuar las tensiones”, señaló Jihad Azour, ex ministro de Economía de Líbano y actual vicepresidente de la consultora Booz Co. de Beirut. “Es evidente que eso no va a ocurrir por algún tiempo”.
 


 

Ver comentarios