Sarkozy pasa del Eliseo a la vía judicial
Enviar
Sarkozy pasa del Eliseo a la vía judicial

Durante los próximos meses, es posible que el ex mandatario francés, Nicolas Sarkozy, quien volverá al ejercicio del derecho, invierta una gran porción de su tiempo en un solo defendido: él.
Es tan solo el segundo jefe de Estado francés en perder una reelección. Los privilegios de funcionamiento de Sarkozy terminaron el viernes, y se abre la puerta a que se lo llame a declarar como testigo o blanco en cuestiones que van desde fondos de campaña de procedencia ilícita hasta sobornos de hace dos decenios.

“Sarkozy tiene que preocuparse una vez que pierda el privilegio de funcionamiento de ser llevado ante la justicia”, dijo William Keylor, profesor titular de Historia contemporánea francesa de la universidad de Boston, durante una entrevista telefónica.
Con casos como los de la heredera de L’Oreal SA, Liliane Bettencourt, la venta del submarino francés a Pakistán y los fondos provenientes del fallecido dictador libio, Muamar el Gaddafi, es probable que Sarkozy, de 57 años, quede en el primer plano que intentó evitar tras sufrir la derrota electoral el 6 de mayo. Antes del sufragio, dijo que dejaría la política si perdía. Desde entonces, halló una oficina en el elegante distrito 8 de París y comenzó a contratar personal para volver al ejercicio de la abogacía.
Ni el estudio de Sarkozy ni él mismo respondió a las llamadas y los mensajes de correo electrónico que solicitaban que se expresara sobre la finalización del privilegio de funcionamiento.
Para Sarkozy, el caso que Keylor denomina “el grueso” involucra a Bettencourt, quien es la mujer más rica de Francia, según el Índice de Multimillonarios Bloomberg.
Los jueces de Bordeaux examinan las imputaciones de que su antiguo asesor financiero entregó fondos de manera ilícita al tesorero del partido de Sarkozy en 2007, para su candidatura presidencial. Muchas de las imputaciones las hizo la ex contadora de Bettencourt, Claire Thibout.
Los jueces examinan si Bettencourt fue manipulada por su comitiva. Bettencourt ahora recibe los cuidados de su familia desde que un tribunal decretó el año pasado que la mujer de ochenta y nueve años ya no tenía capacidad para conducir sus propios asuntos.
Lo que comenzó como un problema familiar terminó en escándalo político después de que se publicaran en 2010 las grabaciones secretas de Bettencourt en conversaciones con sus asesores. Los magistrados juzgaron y condenaron con pena de prisión a su ex asesor financiero, quien declaraba desde marzo por las acciones realizadas con el dinero que retiró de las cuentas de Bettencourt, alrededor de la elección presidencial de 2007.
Pese a no haber prueba directa contra Sarkozy, “Es menester que se lo cite, porque está muy implicado en este asunto”, dijo Antoine Gillot, abogado defensor del ex contador.
Sarkozy negó haber recibido aportes de campaña en forma ilícita y, el 3 de abril, afirmó por televisión que “no hay un centavo, cuya procedencia no esté justificada”.

Bloomberg

Ver comentarios