Enviar
Sarkozy mantendrá rumbo de las reformas

Presidente francés afirmó que no cejará en sus esfuerzos por liberar de las FARC a la política Ingrid Betancourt

París
EFE

Nicolas Sarkozy, presidente francés, reconoció ayer que ha cometido “errores”, pero sigue resuelto a mantener el rumbo de las reformas y pidió tiempo a sus compatriotas decepcionados, en vísperas del primer aniversario de su elección.
En una entrevista televisada de más de 90 minutos en el Elíseo, el dirigente conservador explicó largamente y defendió las numerosas reformas ya lanzadas e insistió en que Francia tiene que proceder a esos cambios para no quedar descolgada en la globalización.
Frente a una sucesión de sondeos que muestran que la amplia mayoría de sus compatriotas considera que su primer año en la Presidencia ha sido un fracaso, que va en la mala dirección y no ha cumplido sus promesas de campaña, Sarkozy quiso ser pedagógico.
Justificó haber lanzado tantas reformas a la vez porque “en esta sociedad compleja” están todas relacionadas y, a las críticas por la falta de mejora del poder adquisitivo, que era su promesa electoral estrella, replicó que Francia ha estado sometida a un cuádruple shock” desde su elección el 6 de mayo del 2007:
El encarecimiento del petróleo y las materias primas, la subida del euro a niveles récord frente al dólar, y la crisis financiera g
lobal derivada de las hipotecas basura en Estados Unidos.
Sarkozy, que volvió a exigir reglas internacionales para que no se repitan crisis como ésta e insistió en la necesidad de “moralizar” el capitalismo, argumentó que el contexto internacional “difícil” es una razón más para “acelerar las reformas”.
“Veo muy bien los descontentos, pero sé a dónde voy. Sé muy bien que no hay otra estrategia. La cita es el fin de mi quinquenio”, afirmó el presidente.
Sabe que hay “decepciones”, “problemas” y “dificultades” -”estaba preparado” para eso-, y reconoció que la vida de los franceses no ha mejorado “lo bastante” en un año.
Sarkozy, elegido con la promesa de “rehabilitar el valor del trabajo”, defendió el fomento de las horas extraordinarias, que ya ha beneficiado, dijo, a 5,5 millones de trabajadores.
Tras afirmar que los precios en los supermercados han subido “más” en Francia que en otros países europeos, prometió una ley para forzar una mayor competencia en la gran distribución y otra, en breve, para ampliar la participación de los trabajadores en los beneficios de sus empresas.
Fue casi el único anuncio concreto de esta intervención televisada, junto con la generalización futura del llamado “ingreso de solidaridad activa” para alentar a los parados y desfavorecidos a reinsertarse en el mundo del trabajo combinando ayudas y sueldo.
Por lo demás, confirmó su política, pese a los descontentos.
No cederá ante los alumnos de institutos y docentes movilizados contra la supresión de puestos en la enseñanza, mantendrá la no sustitución de uno de cada dos funcionarios que se jubilen -lo que permitirá “reducir” el défi
cit en 2012-, y se alargará a 41 años el período de cotización para las pensiones.
Frente a la huelga de cientos de trabajadores sin papeles en la región de París para regularizar su situación, Sarkozy descartó toda “regularización global”, porque conduciría a “una catástrofe”, debido al efecto llamada.
Aunque la entrevista, por cinco periodistas de televisión, estuvo dominada la política interior, se abordaron temas internacionales, incluida China, en un momento en que Sarkozy trata de calmar la tensión surgida en torno al Tíbet y el accidentado paso por París de la antorcha de los Juegos Olímpicos de Pekín.
Sarkozy dijo que las violencias en el Tíbet le habían “chocado” y se lo ha dicho a su colega chino, Hu Jintao, pero subrayó la importancia de China en el mundo y afirmó que no hay que marginarla.
“Intentamos crear las condiciones de un diálogo” entre las autoridades chinas y el Dalai Lama, el líder espiritual del Tíbet, explicó el presidente, que no ha tomado una decisión sobre su asistencia a la apertura de los JJOO de Pekín el próximo agosto.
Quedan “cuatro meses”, dijo Sarkozy, que además buscará un consenso al respecto con sus colegas de la Unión Europea, cuya presidencia de turno ocupará entonces.
Defendió su decisión de enviar refuerzos militares a Afganistán, aseguró que, si se plantea, organizará un referéndum sobre la entrada de Turquía en la UE, a la que “siempre” se ha opuesto, y excluyó hablar con el movimiento islámico palestino Hamas o el presidente de Irán, que quieren “borrar a Israel del mapa”.
Sarkozy prometió que no cejará en sus esfuerzos para lograr la liberación de la colombo-francesa Ingrid Betancourt, rehén de las FARC desde el 2002, y espera que el presidente venezolano, Hugo Chávez, se siga implicando en las gestiones.
Ver comentarios