Enviar
Sardimar desistió de denuncia contra Grupo Calvo
Atunera solicitó retirar investigación por presunta sobreutilización de beneficios ante el Ministerio de Economía

La pugna comercial que se gesta en el negocio atunero por las denuncias presentadas por la empresa costarricense Sardimar contra el Grupo español Calvo empieza a enfriarse.
Esto debido a que la firma local solicitó el pasado 13 de julio que se desestimara la denuncia planteada contra Calvo por presunta subvención ante el Ministerio de Economía Industria y Comercio (MEIC).
Sardimar alegó inicialmente que la española está sobreutilizando los subsidios que le da el Gobierno salvadoreño, ya que utiliza los beneficios por estar en una zona franca y además usa la multilateralidad que brinda el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos (Cafta).
En la actualidad Calvo recibe entre otros beneficios, exenciones de impuestos sobre la renta por un periodo de 15 años, en impuestos municipales y sobre transferencia de bienes raíces.
Sin embargo, cinco meses después de presentada la solicitud de investigación, Sardimar decidió desistir mediante una carta presentada ante la Unidad de Prácticas de Comercio Desleal del MEIC.
La desestimación responde a que en el país no existe actualmente un reglamento interno que sirva como mecanismo para calcular cuál es el nivel de margen de subvención, factor que impide imponer medidas en contra de los españoles, indican en la empresa.
Sin embargo, el retiro de Sardimar no es definitivo, pues esperará a que el Poder Ejecutivo establezca una nueva ley que permita realizar la investigación.
“El retiro de la solicitud, se ha hecho a la espera de que el Gobierno emita esta nueva legislación y proceder en su momento a la presentación de una nueva solicitud de investigación. La empresa Sardimar considera importante dejar en claro que mantiene su posición en el sentido de que los beneficios concedidos a la empresa Calvo en El Salvador justifican la imposición de derechos compensatorios”, señaló ayer Thomas Gilmore, presidente de la empresa de capital costarricense.
Por su parte, para la firma española, el retiro de la investigación en relación a la presunta sobreutilización de subsidios viene a corroborar que ellos no están cometiendo ningún delito y las críticas no tienen fundamento.
“No quieren competir por precio ni por calidad sino por denuncias y hacer la guerra a sus competidores”, argumentó Víctor Pérez, director comercial de Grupo Calvo para Centroamérica y el Caribe
Asimismo, Pérez arremetió en contra de la denuncia de supuesto dumping que tienen en contra, aduciendo que venden el atún al mismo precio en el país como en El Salvador, tal como lo corrobora la consultora AC-Nielsen.
Por el momento, en la guerra que viven ambas atuneras, solo se encuentra en firme una denuncia contra Calvo por supuestamente incurrir en dumping, es decir comercializar su mercadería a un precio menor al costo de producción, lo cual es sancionado por la Organización Mundial del Comercio.
Karen Retana y Natasha Cambronero
[email protected]
[email protected]
Ver comentarios