Enviar
Compañía centra su meta empresarial en expandir mercado interno y extranjero
Sardimar apuesta a mayor desarrollo comercial

• Paul Bornemisza, nuevo gerente general, dice que deben incrementarse las ventas
• Empresa nacional realiza cambios para enfrentar competencia atunera

Oscar Rodríguez
orodriguez@larepublica.net  

La meta de la empresa Sardimar S.A. es clara: lograr un mayor desarrollo comercial en los 29 mercados en los cuales vende sus productos.
Para conseguir dicho objetivo, la compañía realizará una serie de variaciones y un refuerzo de su política de ventas. La primera acción que tomó la junta directiva fue nombrar a Paul Bornemisza como nuevo gerente general.
Tomás Gilmore, quien se desempeñaba como gerente general, pasará a asumir el cargo de presidente de la empresa.
El derrotero de la compañía es conseguir más posicionamiento en Costa Rica y en los países a los cuales exporta. La innovación y calidad de los productos serán las armas que usará para anclarse y crecer.
Sardimar es una de las compañías de capital totalmente costarricense que más éxito tienen fuera de las fronteras nacionales. Cuenta con más de 25 años de exportar atún y sardina a Centroamérica, y cinco años de hacerlo a Estados Unidos y algunos países de la Unión Europea.
La empresa es consciente de que enfrenta una ardua competencia de firmas trasnacionales con mucho capital de inversión. Recientemente el Grupo Calvo, uno de los principales productores de atún en España, anunció su ingreso a Costa Rica y al resto de los países del istmo.
Además, la importación de atún se ha incrementado en los últimos años, debido al alto consumo nacional, el cual es en promedio de 15 latas por año per cápita.
Pese a existir más actores en el mercado, Bornemisza recalca que poseen la ventaja de conocer con mayor profundidad el gusto y exigencia de sus consumidores. También comenta que la demanda nacional de un atún de alta calidad favorece a que este luego pueda ser bien comercializado en Centroamérica y el sector hispano de Estados Unidos.
“A nuestros consumidores gourmet sabemos que les gusta que el atún sea en trozos más grandes y que sea al ajillo o en aceite de oliva, incluso aceite orgánico. También la presentación es importante”, subraya el gerente, quien asumió esta semana su cargo.
Incluso la compañía posee un departamento de creación de nuevos artículos de consumo, formado por tecnólogos alimenticios que desarrollan nuevos productos y analizan las tendencias de otros mercados.
La internacionalización de la firma la obliga a someterse a una mayor supervisión en materia ambiental y de producción. Por ejemplo, para ingresar a los mercados del primer mundo, tuvo que garantizar que la materia prima que recibe se pesca sin causar daño a los delfines.
Además, el sistema de producción de su planta ubicada en el Roble de Puntarenas cumple con los lineamientos de salubridad de la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos. Solo la inversión en la modernización y apertura de esta planta fue de $20 millones, sin incluir el dinero que se destina para cumplir con dichos estándares.
Para abarcar tantos mercados, la empresa diversificó sus productos y los clasificó según el segmento de consumidores. Su marca gourmet es Tonnino y se vende en algunas ciudades estadounidenses como Nueva York y California, y en países europeos como Alemania y España.
Su producto premium es Sardimar y la marca estratégica es Pacífico Azul y las económicas son Splash, Verdemar, 7 Mares, Gaviota, Carabela y Del Norte. Recientemente incursionó en el mercado de alimento de mascotas con Misingo, Mascomare y Healthy Pet.
La empresa Sardimar fue fundada en 1973, en Puntarenas, con el objetivo de procesar y vender sardinas en el mercado costarricense. Debido al crecimiento, incursionó en el mercado del atún y la compañía se asoció con la estadounidense Zapata Corporation.
En 1975 se inició el proceso de enlatado y comercialización del atún. Tras el éxito en la comercialización de sus productos, en 1983, Zapata Corporation vendió sus acciones a un grupo de inversionistas costarricenses y, desde entonces, la compañía es de capital nacional.
Los productos que Sardimar procesa son las conservas de atún, sardinas y mariscos (mejillones, pulpo y calamar), lomos de atún precocidos y congelados, lomos de atún congelados, huevas de atún, harina de pescado y alimento enlatado para mascotas.
La compañía posee un programa de proyección social que comenzó en 2000 con la donación de equipo médico para el hospital Monseñor Sanabria en Puntarenas. Además, la empresa dona $50 mil al año en 23 centros educativos puntarenenses mediante 5 mil unidades de conservas al mes.


Ver comentarios