Enviar

Saprissa es una montaña rusa

Los morados sufrieron altibajos en su rendimiento desde inicios de temporada, su talón de Aquiles fue salir de la “Cueva”

201411192318300.a1.jpg
Las caras largas son manifiesto del momento delicado en las aspiraciones moradas por clasificar. El arquero Briceño asumió la culpa en la pasada derrota ante la U. IMAGENESENCOSTARICA.COM/LA REPÚBLICA
Tremenda sacudida se vivió en los camerinos del Deportivo Saprissa, y no por los brincos de sus aficionados en la gradería sur, sino por el jalón de orejas que recibieron los jugadores morados debido a la inconsistencia en el rendimiento que han mostrado, no solo en la etapa final del Torneo, sino desde el inicio.
Tanto la dirigencia tibaseña como el presidente del club, Juan Carlos Rojas, tuvieron que intervenir ante la inestabilidad del actual campeón, que no pareciera mostrar la casta que lo llevó a alzar el título 30.
Después de ganar el Clásico de forma categórica, y con una semana entera para prepararse, los morados mostraron su versión más lamentable ante la UCR y cayeron no solo en el marcador, sino que una posición al encallar en la tercera casilla, rebasado por Herediano.
“Un equipo como Saprissa no puede tener estos altibajos, no podemos mostrar un equipo un día y otro equipo otro día”, expresó el técnico del Saprissa, Jeaustin Campos.
Con la llegada del timonel tras la salida de Ronald González, los morados lograron su mejor seguidilla de resultados, perdieron en el debut de Campos ante la Liga, pero luego se desquitaron con cinco victorias al hilo.
Desafortunadamente para las aspiraciones de Jeaustin, la “S” regresó a la senda de la inconstancia, después de perder volvía a ganar y mantuvo ese sube y baja hasta el día de hoy.
El Saprissa en la Cueva es una fortaleza, ganó siete de los ocho partidos que disputaron y solo perdió un juego, por lo que suma un rendimiento del 88% como local.
No obstante, ha mostrado flaquezas a domicilio. Como visitante triunfó en cuatro ocasiones, igualó dos veces y mordió el polvo en cinco oportunidades para una productividad del 42%.
Los jugadores se encuentran indignados por la situación y aseguran que no es tiempo de refunfuñar, sino más bien de despertar y no dejar más puntos en el camino para buscar el bicampeonato.
“No debemos ser una montaña rusa, un domingo sí, otro no, debemos demostrar por qué somos el equipo campeón”, comentó el delantero saprissista Deyver Vega.
De momento, Saprissa perdió la ventaja deportiva. El lunes anterior amaneció en la tercera casilla del certamen con 35 unidades, dos menos que el Herediano, que es segundo, y le adeuda un juego al campeonato. Precisamente ambos clubes se verán las caras el próximo sábado en Tibás.
Los saprissistas aún no amarran la clasificación, su tercer puesto está tambaleando, un golpe de inspiración en sus últimos tres encuentros podría meterlos en la segunda casilla, sin embargo una seguidilla de descuidos haría que los morados vean la siguiente ronda desde la pantalla del televisor.

201411192318300.a11.jpg

Walter Herrera
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios