Enviar

¡Saprissa es el amo!

El tricampeonato y los cinco torneos cortos seguidos son el mejor reflejo del poderío morado

Cristian Williams
[email protected]  

¡Salud campeones! ¡Felicidades morados! Saprissa manda a su placer en el fútbol de Costa Rica, es el amo y ayer sumó una estrella más a su camiseta.
Con un empate a dos ante Herediano cerró la temporada y alcanzó el tricampeonato, merecido, porque fue el mejor de principio a fin.
El dos a cero del primer partido, jugado en el Rosabal Cordero, tenía la serie definida y pintada de morado, por más que los rojiamarillos anunciaran que estaban vivos.
Y es que a los dos minutos Tray Bennet se encargó de liquidar la serie y, ahora sí, dar el golpe mortal y de qué manera, con el mejor gol de la serie y uno de los mejores del campeonato.
Alonso Solís le pasó la pelota del centro al costado derecho, Tray miró el marco y soltó un derechazo, muy atípico en él, que jamás alcanzó Ricardo González.
La red florense se abombó, tanto como los pulmones de los seguidores morados, que gritaron a más no poder la joya de anotación.
Allí se acabó el partido, pese a que Herediano presentó un juego digno y lejos de entregarse a la suerte y esperar el pitazo final, mostró orgullo y se entregó al máximo.
Precisamente cuando mejor jugaban los florenses, con un Marvin Angulo haciendo un muy buen partido, junto a Jafet Soto y resto de compañeros, se dio el segundo tanto local.
El tanto se dio gracias a una excelente decisión del silbatero Walter Quesada, quien otorgó la ley de la ventaja tras una falta sobre Alejandro Alpízar de Robert Arias.
Los florenses esperaron el señalamiento pero el balón quedó en poder de Solís, Quesada ordenó seguir, Alonso la pasó a Armando y este centró con tan buena fortuna, que en su intento por despejar, José Villalobos, más bien la introdujo en su propia meta.
En la agonía de la primera parte el Herediano, que jamás bajó los brazos y luchó de la manera más digna, acortó distancias, con un remate de Marvin Angulo, para irse al descanso con un 2 a 1.
El complemento mostró la misma faceta, un equipo visitante tratando de ir al frente pero sin argumentos para inquietar a un Saprissa, que manejaba los tiempos y el ritmo.
La presencia de Walter Centeno levantó los ánimos de una afición que se sentía campeona y que solo esperaba el pitazo final para celebrar.
Nada cambiaría, salvo que, en tiempo suplementario, Félix Montoya hizo el segundo tanto de los florenses para dejar el partido igualado a dos goles, pero la serie de color morado.
Jugadores del Herediano marcaron 4 de los seis goles de la final, pero lamentablemente dos de ellos en la propia puerta.
En medio de la pólvora se escuchó el pitazo final, que sirvió para ratificar que el amo y señor del fútbol de Costa Rica es el Deportivo Saprissa. ¡Salud tricampeones!

Síntesis

2 Saprissa:
Fausto González, Víctor Cordero, Gabriel Badilla, Jervis Drummond, Tray Bennett, Andrés Núñez (Pablo Brenes, al 84’), José Luis López, Celso Borges, Armando Alonso, Alonso Solís (Walter Centeno, al 54’) y Alejandro Alpízar (Ronald Gómez, al 71’).
D.T. Jeaustin Campos.

2 Herediano:
Ricardo González, Robert Arias, José Villalobos, Leonardo González, Carlos Johnson, Félix Montoya, Junior Díaz (Jonathan Bolaños, al 61’), Jafet Soto (Gerald Drummond, al 54’), Marvin Angulo, Kennet Vargas (Franklin Chacón, al 35’) y Jonathan McDonald. D.T. Javier Delgado.

Goles: 1-0 Tray Bennet al 2, 2-0 autogol de José Villalobos al 33, 2-1 Marvin Angulo al 45, 2-2 Félix Montoya al 95.
Arbitro: Walter Quesada, muy bien.
Asistentes: Leonel Leal y Edgar Otárola
El mejor: Celso Borges.
Estadio: Ricardo Saprissa, 4 p.m.

Ver comentarios