Enviar
Vienen nuevas salas de abordaje, mejoras en pista y dispositivo de seguridad
Santamaría emprende crecimiento

Obras comprenden inversión superior a $150 millones

El plan para convertir al Juan Santamaría en uno de los más modernos de la región ya alzó vuelo.
Por los próximos tres años los rótulos de “hombres trabajando” serán frecuentes en la terminal aérea.
Las obras forman parte de la tercera y cuarta fase del plan de expansión del aeropuerto. Abarcan una inversión por arriba de los $150 millones.
Parte de los trabajos se financiará con el crédito de $100 millones otorgado en octubre por el BID y la Corporación de Inversión Privada Exterior.
Una nueva terminal al este de la actual y otra al oeste son los principales trabajos que se harán.
Pero también viene una reconstrucción de la pista de aterrizaje y de la bahía de aviones ubicada al este.
Adicionalmente se trasladará la estación de bomberos y se construirá una terminal para vuelos locales.
Cuando se tengan listos los nuevos trabajos, el aeropuerto tendrá capacidad para atender a 12 millones de turistas anualmente, afirmó Luis Carlos Araya, viceministro de Transporte Aéreo.
Los trabajos estarán a cargo de la empresa Aeris Holding, desarrollador y operador del Juan Santamaría.
Esta fue la compañía que hace tres años asumió los trabajos que dejó pendientes Alterra Partners.
La construcción de pasillos estériles es la primera obra con que inició Aeris.
Estos pasadizos de seguridad impiden que los turistas que ingresan se topen con los que van de salida.
La inauguración de esta obra, que es obligatoria a nivel internacional, está para noviembre.
Por su parte, los trabajos en la pista de aterrizaje y en la bahía este arrancarán el mes entrante.
Ahí se eliminará una capa de asfalto para colocar una nueva de siete centímetros.
Además se colocará un tratamiento para “rejuvenecer” el asfalto y se demarcará totalmente.
La meta es que el Juan Santamaría ofrezca a las aerolíneas una pista remozada para julio.
La ampliación del área de reclamo de equipaje es otro de los trabajos que se realizarán este año.
Ahí se instalará un nuevo carrusel más amplio, capaz de atender las operaciones de las naves de mayor tamaño.
La compra del equipo está en contratación. Se espera que la instalación inicie en mayo y que esté lista en noviembre.
Para finales de año se espera también el inicio de la construcción de una amplia sala de embarque al este de la terminal.
La estructura tendrá capacidad para atender 240 pasajeros a la vez, y contará con un puente telescópico.
El plazo de construcción es un año, por lo que su inauguración se tiene fijada para diciembre de 2013.
Otra de las novedades del plan de expansión del aeropuerto es la construcción de una estación de bomberos.
La sede de los apagaincendios se ubicará al sur de la terminal, es decir al costado del restaurante La Candela.
El edificio, de 1.700 metros cuadrados, se empezará a construir en mayo de 2013 y estaría lista un año después.
Para esa misma fecha se tiene previsto el inicio de los trabajos de construcción de una sala de abordaje al oeste.
No se hará antes porque se debe esperar a que se culmine el traslado de Coopesa y las instalaciones de Recope.
La terminal oeste contará con dos pisos e incluirá dos nuevos puentes de contactos con las aeronaves.
Esta obra incluye aceras automáticas para facilitar el traslado a ancianos y personas con discapacidad.
Ligado a la construcción de la sala de embarque se ampliará la rampa de estacionamiento de naves al oeste.
La rampa irá en concreto rígido. El trabajo incluye la iluminación, la señalización y los drenajes.
Tanto la sala de embarque como la ampliación de la rampa estarán listas en setiembre de 2015.
La modernización del aeropuerto no podrá concluir sin la expansión de las áreas comerciales.
En ese sentido se habilitarán dos amplios espacios que juntos suman 2.112 metros cuadrados.
Otra novedad es que la nueva área comercial estará abierta al público y en ella se podrá ver el aterrizaje y despegue de aviones.
La ampliación del aeropuerto se hizo necesaria ante el crecimiento en la llegada de turistas.
Solo el año pasado se movilizaron por el Juan Santamaría alrededor de 4 millones de viajeros.
Eso convierte a la terminal costarricense en la segunda con mayor tránsito, superada solo por la de Panamá.

Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios