Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



ACCIÓN


Santa Teresa acepta el reto

Luis Fernado Rojas [email protected] | Lunes 18 julio, 2011



Santa Teresa acepta el reto
Se dicen preparados para recibir el circuito mundial y ponerse en el mapa

En la mañana del pasado sábado llovía fuerte en Santa Teresa. Las calles se convirtieron en una larga pista de barro sobre la que los carros transitaban con cuidado y los peatones más que caminar se deslizaban. Llegar a la playa era toda una odisea, pero a los turistas parecía divertirles, porque se sentían en las condiciones naturales de una playa natural.
En el mar, el Quicksilver Costa Rica Open arrancaba en su segundo día, las olas eran muy buenas y Carlos “Cali” Muñoz sumaba con sus maniobras para ganar uno de los heats claves del torneo.
En menos de un año, esta playa podría ser la sede de una fecha del Circuito Mundial de la WQS (World Qualifying Series) y la pregunta es qué tan preparados están en este lugar para convertirse por unos días en escenario del surf mundial.
Nancy Corrales, de la gerencia del Hotel Luz de Vida, asegura que en Santa Teresa no solo tienen la capacidad sino también un enorme deseo de asumir el reto.
Igualmente Frank Cortés, presidente de la Cámara de Turismo de esta zona ratifica que están dispuestos a empezar a trabajar desde ya por alcanzarlo.
Para Quinn Campbell, director regional de Quicksilver, arrimando unas cuantas empresas patrocinadoras más y con el apoyo del ICT (Instituto Costarricense de Turismo) se podría subirle estrellas al evento y ofrecer una bolsa atractiva que tentaría a algunos de los mejores surfos del mundo a venir a nuestro país.
Pero volviendo a la pregunta inicial. ¿Podría organizar esto Santa Teresa?
“Sí podemos. Ahora ya hay bastantes hoteles en la zona, entre 20 y 30 y de todos los gustos, precios y tamaños; desde $10 la noche hasta de 600 dólares”, dice Corrales, agregando que además vienen importantes proyectos para esta zona a mediano plazo.
No obstante, el acceso no es sencillo. Requiere de viajar con tiempo para encontrar campo en el ferry y luego transitar por calles que en algunos sectores se tornan rudas y peligrosas. No obstante, esta limitante, por esas contradicciones de la vida, funciona como un escudo protector contra la masificación de turistas, ya que Santa Teresa es de esas playas que todavía conservan su encanto natural, protegido, aún, de los malles, edificios y grandes estructuras de cemento.
“La gente que viene aquí es porque le gusta la naturaleza; la cuidan y generalmente vuelven”, afirma Corrales.
Cortés expresó, en cuanto al Ferry, que se han presentado las quejas procurando un horario más continuo, porque a la gente le molesta mucho el tiempo de espera e inclusive muchos dejan la zona un día antes de lo previsto, para asegurarse el traslado a Puntarenas.
No obstante, hay una realidad que enfrentar, dicen ahí, y es que la crisis turística que ha enfrentado el país esta temporada los ha tocado. “La afluencia de turistas ha bajado bastante, y se nota en épocas como ésta, que es de las vacaciones”, expresó Corrales.
Por ello, los dueños de los hoteles de esta zona, ven al deporte como una forma de llamar la atención del turista, aparte de apoyar a la juventud y alejarla de las drogas. Para ellos el ideal sería organizar un evento todos los meses del año, que motive a los costarricenses a visitarlos y que descubran una zona que muchos siquiera saben que existe.
Campbell asegura que habrá evento el próximo año, solo que este lo adelantarían a los meses de abril o mayo por aquello de la lluvia, que fue el invitado no esperado en el torneo de Quicksilver que finalizó ayer.
“La decisión la tomaríamos en los próximos meses porque necesitamos seis u ocho para organizarlo. Tal vez para después de la Semana Santa sería una buena fecha”, expresó Campbell, quien asegura que pese a que Costa Rica es muy pequeño comparado con Brasil o México, el nivel de sus surfistas es demasiado bueno.
Corrales afirmó que el hawaiano Clay Marzo, un surfo de nivel mundial que nos visitó para el torneo, quedó encantado con la zona y dice que va a volver y recomendarlo.
Mientras tanto, la Cámara de Turismo local se quiere “casar” con el proyecto de Quicksilver. “Estamos preparándonos. Tenemos las condiciones y vamos a empezar a trabajar de inmediato para hacerlo realidad”, expresó Cortés, alegando que hay mucho por resolver aún: la calle, problemas con el agua, lo del ferry, mejorar la seguridad, etc., pero aseguró que trabajando unidos no le cabe duda de que podrán con el reto.

Luis Rojas
[email protected]