Enviar
"Sandy" deja destrucción en el Caribe
El huracán "Sandy" abandonó el viernes las Bahamas algo debilitado rumbo al norte, dejando tras de sí al menos 38 muertos en Haití, Cuba y Jamaica, y amenaza con tocar tierra de nuevo el martes en algún punto de la costa este de EE.UU.
El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU. detalló a en su boletín matutino que "Sandy", que ha descendido a categoría uno sobre un máximo de cinco en la escala Saffir-Simpson, estaba a 40 kilómetros a nor-noreste de Gran Abaco (Bahamas) y 740 kilómetros al sur-sureste de Charleston (Carolina del Sur).
Sus vientos máximos sostenidos son de 130 km/h y avanza despacio hacia el norte, a 9 km/h, lo que ha permitido a las autoridades de las Bahamas levantar las alertas activadas en gran parte del territorio, salvo el norte.
También se mantiene en alerta la costa este de Florida, aunque ahora la atención se centra más en el resto de la costa sureste de Estados Unidos. Así, permanece una aviso de tormenta tropical en las costas de Carolina del Norte y del Sur.
Se espera que "Sandy" siga avanzando hacia el norte durante todo el viernes, y que el sábado gire ligeramente hacia el oeste y aumente su velocidad de desplazamiento.
El CNH no prevé que "Sandy" vaya a perder su categoría de huracán durante el fin de semana, si no que seguirá así hasta el martes por la mañana, cuando podría tocar tierra en algún lugar de los estados de Virginia, Maryland, Delaware y Nueva Jersey.
Mientras, seguirá dejando intensas lluvias en el norte de las Bahamas, Haití y la costa este de Florida.
"Sandy" abandona así las islas del Caribe, donde su destructivo paso ha causado la muerte de al menos 38 personas, la mayoría en Haití, donde se han contabilizado 26 muertos y 17.742 personas en refugios.
Ocho de los fallecimientos se produjeron en el departamento Oeste (que incluye Puerto Príncipe), siete en el Sur y uno en Grand Anse.
Aunque hubo una tímida aparición del sol a primera hora del viernes en puntos de Puerto Príncipe, las lluvias continúan, con inundaciones, crecidas de ríos y daños en diferentes regiones del país, que permanece en situación de alerta máxima.
El primer ministro haitiano, Laurent Lamothe, ha anunciado el desembolso de $ 5 millones para hacer frente a las urgencias.
En Cuba al menos once personas, entre ellas un bebé de cuatro meses, han muerto por el paso de "Sandy", que provocó además cuantiosos estragos y daños materiales en el este del país, especialmente en las provincias de Santiago y Holguín.
En Jamaica ha muerto al menos una persona, y las autoridades han comenzado a distribuir comida y agua para miles de hogares que siguen sin luz ni agua corriente, especialmente al este de la isla, la zona más afectada.
Según datos gubernamentales, el 40% de las carreteras de la sección este de Jamaica están dañadas, lo que ha dejado a algunas poblaciones incomunicadas, y las escuelas de cinco de los catorce distritos de la isla siguen cerradas por falta de electricidad y agua, al tiempo que algunas de ellas siguen sirviendo de refugio.
Por su parte, Cuba continuó los trabajos de recuperación y evaluación de daños materiales causados por el huracán "Sandy".
Datos preliminares cuantifican en miles las afectaciones en viviendas en esa región, principalmente en las provincias de Santiago de Cuba y Holguín, las más perjudicadas por el paso del huracán con categoría 2 en la escala Saffir-Simpson (que va de 1 a 5) durante la madrugada del jueves.
Santiago de Cuba, segunda provincia en importancia del país con más de un millón de habitantes, ha reportado hasta el momento más de 4 mil derrumbes de casas y 27 mil afectaciones totales en techos, sin incluir las cifras de la ciudad capital donde residen 494 mil personas.


Redacción Internacional/EFE
Ver comentarios