Enviar
Seguidores del FSLN exigen al Consejo Electoral que proclame su triunfo
Sandinistas mantienen sitiada Managua

Diputados liberales propondrán hoy una ley para anular los comicios en 143 municipios

Managua
EFE

Miles de seguidores del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) mantienen sitiada Managua, donde se oponen a todo intento de la oposición por denunciar un fraude en las elecciones municipales y reclamaban a las autoridades que oficialicen su triunfo.
Los sandinistas volvieron a las calles de la capital nicaragüense para defender lo que consideran su victoria en los comicios municipales, que altera la calma que había vivido Managua en horas tempranas tras dos días de violencia política.
El Ministerio de Defensa de Nicaragua advirtió ayer en un comunicado que está en “sesión permanente” observando la situación y pidió el cese de la violencia que “daña la imagen del país” y que “podría derivar en una escalada de hechos impredecibles”.
La emisora Radio Ya, afín al Gobierno del presidente Daniel Ortega, informó que militantes sandinistas se han concentrado en rotondas céntricas de Managua, pero no se reportan estallidos de violencia.
El regreso de los sandinistas a las calles volvieron a entorpecer las actividades comerciales y la libre circulación del transporte, especialmente en el sector de Metrocentro, cerca del edificio que alberga al Centro Nacional de Cómputos del Poder Electoral.
Los seguidores de Ortega demandan al Consejo Supremo Electoral (CSE) que proclame oficialmente el triunfo que en informes provisionales les da en 101 de los 146 alcaldías en disputa, incluida Managua.
Los sandinistas movilizaron el martes a miles de sus seguidores, que llegaron a Managua desde diferentes localidades del país y que, divididos en grupos de varios cientos, tomaron la ciudad, bloqueando sus principales avenidas, armados con palos, piedras, machetes y morteros artesanales.
El aspirante liberal a la alcaldía de Managua y diputado, Eduardo Montealegre, tuvo que escapar de ser linchado por enardecidos sandinistas que sitiaron el lugar desde el que pretendía liderar una marcha, que fue suspendida.
La oposición liberal, encabezada por Montealegre, rechaza por “fraudulentos” los resultados dados por el Poder Electoral sobre los comicios celebrados el pasado día 9.
Montealegre, que dedicó la jornada de ayer a sostener diversas reuniones con diplomáticos y representantes de organismos internacionales, dijo que de ahora en adelante no revelará el punto de sus encuentros, para evitar el asedio de los sandinistas.
Portavoces del Movimiento Vamos con Eduardo indicaron a Efe que desalojaron la casa de campaña de Montealegre por temor a ser atacados por los seguidores de Ortega.
“Vamos a seguir luchando pacíficamente porque no queremos violencia”, dijo el líder opositor.
Por su lado, el jefe de la bancada liberal en la Asamblea Nacional, Maximino Rodríguez, propondrá hoy una ley para anular los comicios en 143 municipios para repetirlos en 2009, lo que es rechazado por el presidente del CSE, Roberto Rivas.
Los países y organismos que forman la llamada Mesa de Cooperantes con Nicaragua instaron a todos los sectores a encontrar el medio pacífico y transparente de resolver “las dudas expresadas” sobre el resultado de los comicios.
La Mesa de Cooperantes, integrada por Canadá, Estados Unidos, Japón, la Unión Europea y organismos financieros multilaterales, manifestó su “creciente preocupación por la situación reinante en Nicaragua y por lo que diversos sectores del país consideran falta de transparencia e imparcialidad en la conducción del reciente proceso electoral”.
“Un ambiente positivo para la cooperación, para el desarrollo, requiere de una clara muestra del compromiso de los principios democráticos fundamentales”, consideraron.
Indicaron que entre esos principios figuran “el derecho a las elecciones libres, transparentes y justas por parte de las autoridades públicas y los dirigentes políticos”.
Además deploraron “todos los actos de violencia” y llamaron “a todas las autoridades y a todos los partidos y sectores del país a que encuentren mecanismos pacíficos y transparentes que disipen las dudas expresadas alrededor del proceso electoral”.
Los obispos de Nicaragua condenaron la violencia y pidieron agotar todos los recursos constitucionales, jurídicos y democráticos que permitan encontrar una solución a la crisis que afronta el país “conforme a la verdad y la justicia”.
Ver comentarios