Enviar
Sancho calmó los nervios
Liga vence a Puntarenas y sigue escalando hacia el milagro

Un gol de Kevin Sancho al minuto 82’, sirvió para que Alajuelense amarrara un partido en el que jugaba con los nervios de punta, ante la posibilidad de que Puntarenas les empatara y tiñera de naranja una noche que tenía que ser rojinegra.
La Liga no pudo aplicar ayer el ritmo ofensivo que impuso ante Herediano, y por ello hizo sufrir durante mucho rato a su afición, mientras un cauteloso Puntarenas procuraba una estocada, que sabía era fatal para su rival.
El primer tiempo no fue nada vistoso, pero los rojinegros sumaron, pese a que Puntarenas en buena parte de este periodo mantuvo más el balón en sus pies.
Un remate de Daniel Quirós a las manos de Patrick Pemberton fue el primer aviso chuchequero, mientras la Liga ejercía control, pero sin un juego efectivo de media cancha. Diego Calvo, uno de los mejores liguistas del partido ante Herediano, ni se hacía sentir y Pablo Gabas tampoco.
Las dos jugadas más relevantes de este periodo fueron, primero el gol de Alejandro Alpízar, al 18’, en un pase que se lo hicieron con la mano, pero legalmente, ya que Christopher Meneses se avivó en un saque de banda, y en lugar de hacerlo en corto vio a Alpízar en el borde del área rival, la defensa naranja no puso el despertador y el rojinegro los madrugó con un buen remate, que se coló en el marco del arquero Luis Diego Sequeira.
La otra acción para mencionar en esta etapa se dio de bola muerta, tiro libre que cobró Yendryck Ruiz y cerca del área chica se levantó Roberto Segura, en lo que tenía que ser el gol del empate chuchequero, pero con reflejos felinos Patrick Pemberton rechazó, en lo que sin duda fue la acción más espectacular del partido.
Para la complementaria la Liga salió más dispuesta a tomar el control, pero sobre todo a liquidar el juego para evitar un disgusto.
Meneses y Salvatierra, con remate y cabezazo, respectivamente, buscaron la meta de Sequeira, pero sin mayor peligro.
Al 59’, increíble, centro del Alpízar y Gabas llega por las alturas y a boca de jarro, para el segundo, pero la bola caprichosa se fue por fuera; nadie reclamó, porque Pablo es de los jugadores manudos que tienen licencia para equivocarse.
Oscar Ramírez mandó al campo a Allen Guevara que metió más veneno en la ofensiva local, y de sus piernas salió, al 82’, un lindo servicio para Kevin Sancho, quien colocó muy bien el balón a la derecha de Sequeira.
Tras la anotación, jugadores, cuerpo técnico y aficionados respiraron tranquilos; la Liga sigue de cacería y apuntando a una cuarta posición, a la cual cada vez se acerca más, aunque aún está lejos.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios