Enviar
Miércoles 11 Junio, 2014

San José puede posicionarse hoy, con éxito y gloria, en el nicho de las convenciones internaciones


¿San José, destino de convenciones?

Expertos dicen una cosa y el Costa Rica Convention Bureau, otra.
Muchos de los que trabajan en turismo en Costa Rica pregonan que tienen un producto famoso y atractivo, y quienes están en el sector receptivo rezan y piden la gracia divina para que la bendición sea eterna.
Pero es común ver a quienes dictan las políticas públicas en este sector, pecar al no atender las urgentes carencias que manifiesta el mercado; y para rematar, cuando los expertos señalan interesantes pronunciamientos, escuchan con desidia e indiferencia.
Asistí al seminario “11 Claves para alcanzar el éxito en el turismo de reuniones”, impartido por Arnaldo Nardone (presidente) y Juan José García (vicepresidente) de la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (ICCA). Pensé que escucharía más de lo mismo. ¡Qué equivocada estaba! Aprendí por qué San José puede posicionarse hoy, con éxito y gloria, en el nicho de las convenciones internaciones.
Los datos que arrojan las investigaciones de mercado del ICCA, señalan que el 87% del mercado de reuniones en América Latina no supera los mil delegados; y de ese 87%, el 73% no supera los quinientos delegados. Otro dato, que según los gurús Costa Rica no valora, es que a nivel mundial un 50% de las reuniones se hacen en hoteles, y en América Latina esa cifra sube al 70%.
Según ambos expertos, el nicho de las convenciones no es como ir a abrir un mercado de turismo emisor, ya que el target es identificable al 100%.
Lo que falta es un plan estratégico país, reconocer el escaso posicionamiento a nivel internacional de San José como ciudad de negocios y mejorar las grandes ambivalencias entre lo público y lo privado; y lo más grave, es la evidente urgencia de trabajar de manera metodológica la captación de las reuniones.
Nardone y García aseguraron que el centro de convenciones será una infraestructura más que no urge a la oferta del país, pues con la hotelería actual San José podría ser ya muy exitosa.
Pero el más grave pecado capital que señalaron, es que Costa Rica quiere meterse en este nicho con el plan de mercadeo turístico del país.
Para ellos, son dos estrategias que, aunque deben ser interdependientes, son muy distintas una de otra. La clave está en el marketing de la ciudad y saber llegarles a los clientes, que en este mercado se sabe a ciencia cierta dónde están y cuándo vienen.
Ambos expertos coincidieron en la potencialidad que tiene San José y afirman contundentemente que aún no es líder porque está estancada pensando más en lo que no tiene que en lo que realmente necesita.
Ciertamente me convencieron; sin embargo, pareciera que su prédica no cayó en tierra fértil, pues el Costa Rica Convention Bureau argumenta que el esfuerzo por montar una estrategia específica en este nicho, sería abismal y está fuera de discusión. Además, el Bureau cree a fe ciega que el centro de convenciones será el único milagro capaz de eliminar el mal de la estacionalidad que sufre la demanda hotelera en San José.
El que tenga oídos, que oiga.

Gail Fernández

Directora, revista Andar de Viaje