Logo La República

Miércoles, 22 de mayo de 2019



NOTA DE TANO


San Carlos no jugará al 0-0. No es su estilo.

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 15 mayo, 2019

Carlos Acosta, capitán de Los Toros, quiere alzar la Copa esta noche

La disciplina del fútbol ha dado paso a algunas frases que se quedan pegadas en la memoria. Una de ellas, y no sabemos quién la inventó, es de “la mejor defensa es un buen ataque”.

Habrá que esperar a esta noche para conocer si Luis Antonio Marín se aferra a ella. Y para sostener en principio un 0-0 que corona a su equipo, le para al Saprissa su arsenal ofensivo, donde puede escoger un binomio o una tripleta de fuego entre Álvaro Saborío, Marco Mena, Alberth Villalobos, Juan Vicente Solís y Rachid Chirino.

Personalmente, no creemos que Marín se apunte a reforzar la artillería del equipo para mantener al Saprissa ocupado en retaguardia.

San Carlos perfectamente puede repetir la formación que empató 1-1 en Tibás con la enorme ventaja de jugar en casa. Puede que se ordenen un par de variantes, pero en zona de retaguardia.

Si Walter Centeno, urgido de meter un gol para buscar sobrevivir en la final, se decide por reforzar la artillería y adelanta una tripleta con Johan Venegas, Randall Leal y Rubilio Castillo, Marín entonces podría entrar con línea de tres en el fondo y, así, Fernando Brenes sustituiría al mediocampista Pedro Leal, quien fue estelar en La Cueva, quizá como premio al gol que le metió al Herediano y que le dio a los Toros la clasificación a esta final.

San Carlos presentaría un 5-3-2, con dos volantes centrales en la cintura: Carlos Acosta y Christian Martínez, y por su parte, Diego Madrigal atacando por los flancos.

Un volante mixto de buen ver y que podría ser estelar es Roberto Córdoba, e incluso Osvaldo Rodríguez, quien marca mucho más que Madrigal.

San Carlos no va a jugar al 0-0, un resultado que le da la corona. No es su estilo. Los Toros van a embestir en busca de un gol que ponga al Monstruo contra la pared, y por eso consideramos que su estratega Marín va a repetir el esquema táctico del que salió aprobado en Tibás.

Saprissa sí está obligado a reforzar su zona de metralla, porque si no anota, queda eliminado. Cuando “Paté” metió a Castillo y después a Jairo Arrieta, la delantera del Monstruo se reactivó, logró el empate y tuvo un chance para ganar.

La lógica dicta, entonces, que Saprissa tendrá que sacrificar a una pieza de su cintura para atacar mínimo con dos puntas y no esperar hacer estas variantes en su formación, ya con el agua al cuello y el reloj en la recta final.

[email protected]