Enviar
Salga airoso de situaciones incómodas
Sea directo pero respetuoso, para salir rápido y sin problemas de escenarios poco agradables

Melissa González
[email protected]

Enfrentarse a situaciones incómodas es usual, ya sea en el trabajo, con los amigos o con personas que acaba de conocer.
Estar frente a una llamada de alguien que quiere ofrecerle una tarjeta de crédito, una conversación aburrida con alguien que apenas conoce o incluso pelearse con un allegado pueden ser pruebas que usted debe superar sin tener que ser grosero.
Las tácticas consisten en la mayoría de los casos en ser directo pero con una buena estrategia para decir las cosas.
Las excusas no quedan de lado, ya que en algunas ocasiones una mentirilla “blanca” puede ser su salvación.
Para estos inevitables momentos existen soluciones, incluso un manual escrito por la experta en protocolo estadounidense Peggy Post, que incluye los principales 100 dilemas de los buenos modales.
La autora ofrece recomendaciones para decir “no” sin ofender cuando le hacen algún pedido difícil o cómo presentar a alguien si se le ha olvidado el nombre.
Lo importante es que usted no olvide las reglas de cortesía y buena educación, según el sitio www.protocolo.org


Casos

Una conversación aburrida
Se dice que por educación usted debe aguantar por lo menos siete minutos de conversación, después de eso puede decir adiós.
Si usted va a una fiesta y no se sentó a la par de la persona que inició la conversación, puede decir que va a buscar una bebida, hacer una llamada telefónica o diga que va a ayudar al anfitrión.

Ventas por teléfono
Un “gracias no estoy interesado” es una de las respuestas más comunes a este tipo de llamadas, pero la persona que llama probablemente le saldrá con un beneficio más de esa tarjeta de crédito, por ejemplo. Lo que debe hacer es agradecer a la persona nuevamente y colgar, no permita que insista porque será una pérdida de tiempo para usted y para él.

Sin palabras
¿Cómo decir “no sé” sin sonar tonto?, especialmente en un momento de nervios como una entrevista de trabajo. La recomendación es decir “muy buena pregunta, me gustaría pensar un poco en ella y en un momento le respondo”.

Una pelea con su pareja
No importa quien la haya empezado, de todas formas usted no quiere hablar más del asunto, lo mejor es que continúe cuando esté más calmado, porque puede que diga cosas de las cuales se arrepentirá.

Repetidor de historias
¿Cómo decirle a una persona que ya ha contado la misma historia cinco veces? Si la historia es más larga de un minuto y está sola con esa persona, interrúmpala y dígale que ya escuchó la historia y que realmente la disfrutó.
Con personas mayores que suelen tener problemas de memoria, puede ser cruel interrumpirlas, escuche con paciencia y si tiene oportunidad cambie el tema.

El restaurante incorrecto
Puede que usted ya esté sentado, ya le sirvieron el agua e incluso pusieron pan en la mesa, pero usted quiere irse porque el lugar es muy caro; puede que esté un poco sucio o nada en el menú le gusta. Si siente que toma una mala decisión, levántese silenciosamente y retírese del lugar, si ya le han puesto el agua y el pan, técnicamente han comenzado a darle un servicio por lo que puede dejar una propina.

Un compañero tóxico
Una salida después del trabajo con el nuevo asistente puede sonar divertido, pero después de varias bebidas no es nada entretenido. ¿Es correcto dejarlo? Se dice que no, especialmente si esa persona va a manejar, lo que puede hacer es ponerla en un taxi o dejarla en su casa.
Utilice cualquier excusa para irse, por ejemplo que tiene mucha trabajo al día siguiente, y para mitigar situaciones incómodas en la oficina ignore los comentarios de esa persona de cuán avergonzada está e invítela ocasionalmente a almorzar, pero asegúrese de ir a un lugar donde lo más fuerte que sirvan es té frío.

Fuente: realsimple.com

Adriana Rodríguez
Gestora Portafolios Acobo Puesto de Bolsa

“Por lo general para salirme de situaciones incómodas siempre trato de tomar las cosas con buen humor y he aprendido que esa actitud es contagiosa; incluso, que desde algún punto de vista todas las cosas pueden ser de reír. Nada más hay que encontrarlo y no tomarse las cosas tan personalmente, al fin y al cabo cada cabeza es un mundo”.









Marco Antonio Ganoza
Propietario del Restaurante La Divina Comida

“Hay que ser honesto sin ser maleducado, utilizar frases como ‘disculpe estoy muy ocupado en este momento, ¿podemos dejarlo para otro momento?’. En un restaurante uno tiene que ser muy suspicaz para aprender a llevar las cosas bien”.
Ver comentarios