Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



NACIONALES


Salarios absorben 78% del presupuesto de la UCR

Maria Siu [email protected] | Jueves 04 septiembre, 2014

“Estamos revisando el tema de anualidades sin desmejorar los salarios”, dijo Henning Jensen, rector de la UCR. Marco Monge/La República


Universidad recurre a otras vías de financiamiento para infraestructura

Salarios absorben 78% del presupuesto de la UCR

Remuneraciones están por debajo del resto del sector público, alega Rectoría

Un 78% del presupuesto que se asigna a la Universidad de Costa Rica (UCR) cada año se destina al pago de salarios y remuneraciones.
La institución es la que recibe el mayor aporte del Estado, con una participación del 58% del FEES, pero aun así se ve obligada a recurrir a otras fuentes de financiamiento para invertir en infraestructura.

Para el próximo año se estima que manejará un presupuesto cercano a los $428 millones. Además, cuenta con un préstamo del Banco Mundial por $50 millones y un fideicomiso con el BCR por $80 millones.
“La UCR desde hace como 30 años tiene la política de no destinar más del 80% a masa salarial, un 63% son salarios y el resto son remuneraciones, que corresponden a contrataciones temporales o sustituciones”, dijo Henning Jensen, rector de la UCR.
En este momento se analiza corregir el tema de anualidades, bajo la promesa de no desmejorar los salarios.
Los esquemas se están analizando con base en las proyecciones presupuestarias para los próximos diez años.
A pesar del peso de los salarios en la economía de la UCR, los sueldos están por debajo del resto de instituciones del sector público, a criterio de la Rectoría.
“Después de los diez años nos colocamos en el percentil 80 por reconocimiento de anualidades y desempeño académico, eso quiere decir que hay un 20% que todavía está por encima de nosotros. Empezamos con salarios muy malos y muy por debajo del resto de la administración pública en la UCR”, añadió Jensen.
En la universidad los incentivos no se consideran como privilegios. Estos corresponden a un porcentaje que se paga cuando se asume un cargo como decano, director de escuela o miembro del Consejo Universitario, entre otros.
Otra de las formas de financiamiento de la universidad es la venta de servicios; sin embargo, esta cayó debido a la crisis económica mundial.
“Gran parte de nuestro vinculo externo proviene de organizaciones e instancias o fundaciones internacionales, y eso ha bajado”, comentó el rector.
En este sentido, el cese del contrato para la administración de los Ebais significará un respiro para la universidad, debido a que estaba generando pérdidas, en lugar de ingresos.
A través del fideicomiso con el BCR, el préstamo con el Banco Mundial y parte del presupuesto, la UCR plantea destinar una inversión de $200 millones en proyectos de infraestructura.
Para finales de mes se espera la entrega del nuevo edificio de ciencias sociales que tendrá 40 nuevas aulas, mientras que el próximo año se iniciará la construcción del nuevo edificio de la Facultad de Derecho y de Ingeniería.

“La UCR ha aumentado su matrícula en los últimos años, y ese aumento ha sido considerable, pasando de 32 mil estudiantes a 40 mil estudiantes, no obstante, debemos hacer esfuerzos e inversiones mayores para que la matricula crezca”, argumentó Jensen.

María Siu Lanzas
[email protected]