Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Rusia sufre caída de reservas

| Jueves 20 noviembre, 2008



Rusia sufre caída de reservas


Moscú -- Las reservas de divisas de Rusia se están agotando rápidamente y podrían arrastrar consigo casi diez años de estabilidad económica.
Las reservas internacionales rusas, las terceras mayores después de las de China y Japón, han caído $122.700 millones, o 21%, desde el 8 de agosto mientras el banco central intentaba apuntalar el rublo. Al mismo tiempo, el presidente Dmitry Medvedev, de 43 años, ha prometido recortes fiscales, préstamos y otras medidas por más de $200 mil millones para mantener el crecimiento económico amenazado por la caída de los precios del petróleo y la fuga de capitales.
La declinación de las reservas aumenta las probabilidades de que el banco central, que la semana pasada señaló su disposición a debilitar gradualmente el rublo, deje de apoyar la moneda. Y los crecientes costos de los rescates le harán más difícil a Rusia --a la que el primer ministro Vladimir Putin, de 56 años, meses atrás llamó una “isla de estabilidad”-- mitigar el impacto de la crisis financiera.
“El drenaje de reservas es peligroso”, dijo Elena Sharipova, economista de la empresa moscovita Renaissance Capital. “Ellas aseguran la estabilidad macroeconómica”.
Alexei Kudrin, ministro de Finanzas, respaldado por el entonces presidente Putin, defendió la acumulación de reservas monetarias en el último decenio para asegurarse de que el Gobierno no cayera en cesación de pagos sobre su deuda como lo hizo en 1998, la última vez que los precios de las materias primas se hundieron. Las reservas, incluidos los fondos petroleros que sirven exclusivamente de cojín de seguridad para el presupuesto, estaban en $475.400 millones el 7 de noviembre.
La acumulación de reservas refleja la determinación de Putin de evitar que se repita lo sucedido en 1998, cuando las divisas cayeron a $12.300 millones mientras el presidente Boris Yeltsin trataba de defender la moneda tras un aluvión de gastos siete años después del colapso del comunismo.
Préstamos urgentes del Fondo Monetario Internacional no impidieron que Rusia cayera en cesación de pagos sobre una deuda interna de $40 mil millones ese año. La producción industrial se derrumbó, los bancos quebraron, dejando a los depositantes en la ruina, y trabajadores desempleados marcharon por las calles de Moscú. La economía se contrajo durante cinco trimestres consecutivos en 1998 y comienzos de 1999 y el mandato de Yeltsin terminó con un llamado de muchos rusos a un retorno a los días más estables del totalitarismo.
Hasta ahora, la política fiscal de la nación y sus “considerables reservas financieras han protegido a Rusia de sufrir las consecuencias más profundas” de la actual turbulencia global, dijo el Banco Mundial en un informe el martes. “La estabilización económica de corto plazo debe ser la prioridad inmediata mientras las autoridades siguen ajustando su política de corto plazo en respuesta a las cambiantes circunstancias económicas”.
La fuga de capitales se aceleró al tiempo que declinaba el ingreso del petróleo y el gas, las exportaciones que más dinero le aportan al país. El índice bursátil Micex bajó 6% a las 14:07 en Moscú, la mayor caída entre 809 índices referenciales de todo el mundo monitorizadios por Bloomberg, extendiendo un descenso de 64% desde el 1 de agosto. El rublo ha retrocedido 17% contra el dólar.