Enviar
¡Rugió el león!
En forma dramática y en la agonía del partido, Alajuelense le sacó la corona al Herediano

Orlando de León estaba a dos minutos de cumplir el sueño de su vida: Herediano derrotaba a la Liga 1-0 gracias a un gol de Víctor “Mambo” Núñez y el título se teñía de rojo y amarillo; pero el libreto del partido tenía escrita otra historia.
Un fulminante contraataque por el carril derecho de los anfitriones, juntó en la pista de despegue a Allen Guevara y Argenis Fernández; el centro del veloz y frágil atacante del Alajuelense encontró abierta la retaguardia visitante y por ahí recepcionó y abrió el boquete Pablo Gabas para, de zurda, vencer la resistencia del mejor jugador del partido, el novel portero herediano Leonel Moreira, con el gol del empate.
Las cosas estaban igual y había que ir a los tiempos extra.
Pensar que el propio Gabas había dejado escapar las dos más claras oportunidades de gol del partido, pero no se le extravió la más determinante, porque ese gol de Pablo en el 88 fue el que rescató la posibilidad del título.
Liga Deportiva Alajuelense conquistó de forma merecida su corona número 25; su rival en la final, el Club Sport Herediano, igual pudo ser un justo monarca.
Fueron los dos equipos más representativos del campeonato, junto al Barrio México, separado de las instancias finales por asuntos ajenos a un terreno de juego.
Hace pocos días escribimos que Herediano le metía a la Liga un gol en cualquier momento; es un vaticinio fácil dada la calidad del ataque de los ahora subcampeones nacionales: Cachorro y Mambo, binomio de lujo que estuvo a 180 minutos de montar la trastada.
Sin embargo, en aras de la justicia, durante todo el desarrollo del Torneo de Invierno, el Alajuelense fue solo un poquito mejor que el Herediano, y esa pequeñísima diferencia fue la que se retrató plenamente en la serie final y más que todo, en este dramático partido de ayer.
Uno a uno el tramo reglamentario; cero a cero el periodo extra y un gol de penal de más que anotó el Alajuelense, suficiente para conquistar el título.
Oscar Ramírez se cubre de gloria al darle a la Liga el campeonato apenas en su primera edición como director técnico; pero el deporte tiene esas situaciones tan curiosas que nos hicieron ver al “Machillo” salir en hombros y por la puerta grande, cuando por instantes, pudo ser al revés.
¡Alajuelense campeón!
Qué emotivo y hermoso mirar a don Carlos Alvarado, el mejor portero de Costa Rica de todos los tiempos, cuyo nombre lleva el campeonato, entregar las medallas a los jugadores campeones el día de su cumpleaños.
¡Rugió el león!
Sus ronquidos llenaron de bravura la noche rojinegra.

Gaetano Pandolfo
[email protected]
Ver comentarios