Enviar
Viernes 13 Noviembre, 2015

Mediante el control en tiempo real, los miembros del equipo están motivados a utilizar su día de trabajo en las actividades que cuentan

RTM: simbiosis tecorganizacional con Internet de Todo

Hoy día casi todas las actividades humanas son asistidas por tecnología. Es decir, aunque no tengamos conciencia activa, llevamos la computadora de escritorio a todos los ámbitos del quehacer humano. Vivimos en una sociedad superconectada, donde todos nuestros aparatos electrónicos comparten autopistas de información y puntos de encuentro o centros de recolección de datos.
Un ejemplo es el transporte privado o público de personas o carga, con métricas o controles como:
- Control de kilometraje, tarificación de rutas y eficiencia de los desplazamientos mediante sistemas de posicionamiento global.


- Sensores que permiten monitorear el consumo de combustible y los tiempos muertos.
- Sistemas de navegación para administrar el desempeño del motor, presión de las llantas, el comportamiento de la suspensión, la tracción según la topografía del terreno, etc.
- Sistemas de autopesaje y sellos electrónicos, entre otros.

En síntesis, la tendencia que resumo está asociada al eficiente y eficaz consumo de las TICS para el cumplimiento de los objetivos del negocio, de forma que surge un modelo de negocio que ya se desarrolla en otras latitudes y que busca identificar las ineficiencias en el proceso productivo para descubrir y motivar mejores prácticas.
Se trata de productos de medición de desempeño basados en una tecnología que se ha conocido como el “Real-Time Activity Monitoring o RTM”. El estándar promueve la supercarga efectiva y el aprovechamiento de las habilidades y competencias del trabajador para la potenciación activa de las sinergias de los equipos de trabajo, todo esto en tiempo real.
Igualmente, estas herramientas, mediante el monitoreo ejercido, buscan descubrir cuellos de botella, el aprovechamiento de las habilidades y competencias, así como revelar hábitos contraproducentes que acechan la productividad y el logro de los objetivos del negocio, mientras se da transparencia a la transformación y desarrollo de la organización.
Estas capacidades permiten a las organizaciones:

- Capturar y analizar el tiempo muerto para procesos discretos.
- Obtener visibilidad en cómo los empleados utilizan su tiempo, las aplicaciones y herramientas de trabajo en todo el día de trabajo.
- Alinear el negocio con las mejores prácticas.
- Identificar las oportunidades de ahorro de tiempo.
- Eliminar las ineficiencias del proceso productivo y las actividades rutinarias propensas a errores y que pueden automatizarse.
- Crear una biblioteca de mejores prácticas para estandarizar y ahorrar tiempo.
- Ver mejores rutas de proceso.
- Motivar a la rendición de cuentas de los colaboradores.
Mediante el control en tiempo real, los miembros del equipo están motivados para utilizar su día de trabajo en las actividades que cuentan. Cuando ellos dedican su tiempo a las actividades adecuadas, aumenta la productividad, y los clientes o usuarios finales están satisfechos, creando un círculo virtuoso en el que los empleados están comprometidos y entusiasmados para mantenerse en la cima de su juego.

Marvin G. Soto
Ingeniero, profesor universidad Cenfotec