Logo La República

Lunes, 19 de agosto de 2019



NACIONALES


Roy González se despide del Banco Central

Redacción La República [email protected] | Viernes 03 septiembre, 2010



Gerente general dejará su cargo el 15 de octubre próximo
Roy González se despide del Banco Central
Establecer la nueva familia de billetes es uno de los aspectos que destacan de su gestión

Los cambios en la administración pública continúan, el turno le tocó ahora a Roy González, gerente general del Banco Central (BCCR), quien dejará el próximo 15 de octubre el cargo que ha ocupado por más de seis años.
Ante la transición que realizará la autoridad monetaria, González conversó con LA REPUBLICA sobre su gestión, su salida, aspectos pendientes, los problemas que surgieron con el diseño del billete de ¢2 mil. También dio su criterio sobre lo que se puede hacer para reducir las pérdidas que tiene la entidad.
“El periodo de nombramiento de un gerente en el Central es por seis años y a mí se me cumplió ese tiempo en mayo anterior; sin embargo, como Rodrigo (Bolaños) no asumió la presidencia del Banco hasta en junio, me pidieron extender el plazo hasta el 15 de agosto. Ahora, por el proceso de transición con el nuevo gerente accedí a extenderlo por 60 días más”, dijo González.
Uno de lo aspectos que señaló como logros de su gestión es el de mejorar la atención de riesgos de la entidad por medio de una herramienta basada en prácticas internacionales que refuerzan la continuidad del negocio y garantizan que los servicios del Banco, como liquidación de transacciones electrónicas y cheques del Sistema Nacional de Pagos Electrónicos (Sinpe), no se detengan.
El fortalecimiento del Sinpe, la mayor independencia operacional y el desarrollo de plataformas propias para la negociación tanto en el mercado de divisas como en el integrado de liquidez, son otros puntos que destacó, ya que antes usaban un sistema que la Bolsa Nacional de Valores le prestaba.
Diseñar el plan estratégico de la institución 2010–2014, en el que se orientan la gestión y el manejo gerencial de la autoridad monetaria, son otros frutos que dejan satisfecho a González.
A su criterio queda pendiente desarrollar un modelo de evaluación del desempeño en el que se establezcan metas claras sobre lo que deben cumplir las personas que laboran para la entidad, con el objeto de hacer más eficiente su labor.
Un aspecto que califica como un logro y que a la vez genera un sinsabor es la salida de la nueva familia de billetes que, según González, tendrán una transformación importante que minimiza los riesgos de falsificación y significa saldar una deuda que se tenía con la población invidente.
Sin embargo, dos factores han empañado su salida, el primero es el atraso en la circulación de las unidades de ¢20 mil, que por un error de impresión saldrán, según él mismo confirmó, antes de que deje la gerencia del Banco.
El otro problema que se enfrenta tiene que ver con el diseño de la emisión del papel moneda de ¢2 mil, ya que el autor de la obra de Mauro Fernández (personaje de este billete) que se tomó como referencia reclamó derechos por propiedad intelectual.
“Contratamos una consultoría para que identificara si hubo violación o no de la propiedad intelectual y se resolvió que esta no se violentó porque no fue que llegamos nosotros y pegamos este retrato en el billete sino que lo utilizamos de inspiración”, explicó.
Esta denominación será la última que salga a circulación porque se realizarán algunos cambios en el diseño.
Al consultársele sobre si es necesaria la capitalización del Central, comentó que personalmente cree que hay otra opción que ayudaría a reducir las pérdidas, como que las empresas supervisadas por la entidad asuman el total de los costos por este servicio o por lo menos un 80%. Esto porque el Banco gasta cerca de ¢12 mil millones anuales solo en supervisiones.

Angélica Zamora
[email protected]