Rousseff otorga aeropuerto internacional
Enviar
Rousseff otorga aeropuerto internacional

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, firmó ayer el contrato de concesión para la construcción y operación del Aeropuerto Internacional de Sao Gonzalo do Amarante, en las afueras de la ciudad de Natal (nordeste), a un grupo privado del que forma parte la empresa argentina Corporación América.
Se trata del primer aeropuerto para vuelos internacionales y de responsabilidad del gobierno federal que es concedido a la iniciativa privada en Brasil, en un proceso que también prevé la concesión de la operación de los terminales internacionales de Sao Paulo, Campinas y Brasilia.

Las privatizaciones buscan, entre otras cosas, mejorar la infraestructura aeroportuaria de Brasil de cara al Mundial de Fútbol que el país organizará en 2014. Natal, Sao Paulo y Brasilia serán tres de las doce sedes del Mundial.
En su discurso, Rousseff dijo que Brasil optó por las concesiones de los aeropuertos ante el fuerte aumento del transporte aéreo en el país.
"El número de pasajeros transportados saltó desde 33 millones en 2003 hasta 77 millones en 2010 y este año tal vez se triplicará con respecto a 2003", afirmó la gobernante, quien destacó la fuerte puja de inversores brasileños y extranjeros por adjudicarse la concesión del futuro aeropuerto de Natal, capital del estado de Río Grande do Norte.
La mandataria aseguró que la nueva terminal abrirá nuevas oportunidades de negocios para las empresas de Río Grande do Norte y de toda la región nordeste de Brasil, y aumentará el turismo en un litoral que ya cuenta con importantes balnearios y sol todo el año.
"El Mundial será una oportunidad única para Natal. Los visitantes podrán asistir al fútbol y también visitar los importantes balnearios de esta región", afirmó.
La firma del contrato de concesión se llevó a cabo en la pista del futuro aeropuerto, ya construida con recursos públicos, en un acto en el que, además de Rousseff, participaron el ministro de Aviación Civil, Wagner Bittencourt, el director de la Agencia Nacional de Aviación Civil (Anac), Marcelo Guaranys, y la gobernadora del estado de Río Grande do Norte, Rosalba Ciarlini.
El responsable por la construcción de lo que falta del aeropuerto y de su operación por los próximos 28 años es el consorcio Inframérica, encabezado por el grupo brasileño Engevix y la empresa argentina Corporación América, que se adjudicó el respectivo contrato en una subasta realizada en agosto pasado.
El consorcio, que pagó por la licencia unos $94,4 millones, más de tres veces el precio mínimo exigido por el Gobierno, invertirá otros $361 millones en los próximos tres años.
Tras los tres años de construcción y de los 25 años de operación, el consorcio podrá renovar la concesión por otros cinco años, luego de lo cual el aeropuerto será operado por la estatal Infraero.
Según la Anac, se espera que el nuevo aeropuerto atienda a tres millones de pasajeros en 2014, unos 5 millones en 2020 y 8 millones en 2030.
Inframérica asegura que el aeropuerto tendrá en 2024 capacidad para atender un poco más de 6 millones de pasajeros en un área de 40.000 metros cuadrados y que en 2038 el área llegará a 66.000 metros cuadrados y la capacidad a once millones de pasajeros.
En 2014, cuando iniciará operaciones, el aeropuerto tendrá capacidad para recibir y embarcar 2.324 pasajeros en los muelles nacionales y 1.487 en los internacionales.

Sao Paolo/EFE

Ver comentarios