Enviar
¡Rossi leyenda!
Valentino, icono del deporte mundial, gana su noveno título

Gaetano Pandolfo
[email protected] y EFE

Se podrá discutir quién es el mejor piloto de motociclismo de la historia, pero, sobre personalidad, solo hay uno, el extraordinario Valentino Rossi.
Los campeonatos mundiales de motociclismo cumplen 60 años, el primero se corrió en 1949, y no tanto en pista donde su reinado podría ser comparable a otros grandes, sino en entorno, nadie como el italiano que hoy corre para Yamaha.
En el circuito de Sepang, Malasia, Rossi amplió ayer su leyenda y se proclamó campeón del mundo de MotoGP, en una carrera en la que fue tercero tras el australiano Casey Stoner, de Ducati, y el español Dani Pedrosa, de Honda.
Noveno título de campeón del mundo de Rossi, de los cuales siete son en la máxima cilindrada, uno en 125 c.c., en 1997, y otro en 250 c.c., en 1999.
Rossi ganó la “pole”, con la vuelta más rápida conseguida en la historia de la pista malaya el sábado, pero la lluvia que retrasó la salida lo hizo ser más precavido. Con entrar entre los cuatro primeros le valía, hiciera lo que hiciera su único rival en la lucha por el campeonato, Lorenzo.
El español, también de Yamaha, tuvo que salir desde el último lugar de la parrilla de Sepang debido a que entró en boxes antes de la salida por problemas mecánicos.
En tanto, Stoner volvió a demostrar que es un sobresaliente piloto y no encontró rival a lo largo de la carrera, consiguiendo enseguida diferencias insalvables para Pedrosa y el resto de sus rivales.
Los dos pilotos de Yamaha empezaron su particular lucha en el octavo giro. Sin embargo, Rossi no tardó en dar cuenta de Lorenzo, aunque estuvo a punto de irse al asfalto nada más hacerlo. Por delante, Stoner y su Ducati distanciaban cada vez más del resto.
La carrera estaba cerrada y el mundial también porque al italiano le valía ser cuarto, solo faltaba saber si Valentino subiría al podio. Rossi fue recortando sobre el tercero, Dovizioso, de cuatro a dos segundos, pero este le facilitó las cosas a su compatriota al caerse en la decimoquinta vuelta.
Así y a dos para el final, el italiano decidió que la tercera posición estaba bien para ganar su noveno mundial y cortó gas.
Ver comentarios