Enviar
Rory, nuevo rey
El joven golfista ganó en Florida y desde hoy es el nuevo número uno del mundo

Hay nuevo número uno del mundo y se llama Rory McIlroy, un joven de 22 años que ganó ayer en Florida y se convierte en el segundo jugador más joven en llegar a esa posición. Así de simple comienza un nuevo reinado.
Ya tenía bastante tiempo de andar McIlroy merodeando ese puesto que estaba en manos del inglés Luke Donald, pero no lo lograba amarrar.
Estuvo a punto de lograrlo la semana anterior en el Accenture Match Play, pero se le escapó ante un gran Hunter Mahan, aunque a la segunda no lo dejó ir.
Manejó con puño de hierro el Honda Classic hasta llegar donde quería, gana el título este joven que hace un año dejó ir el Masters de Augusta en la última ronda y que ahora baila en lo más alto del escalafón mundial.
Las cámaras estaban sobre el golfista y el público llegó a la última ronda en el Palm Beach Gardens para ver al “Niño Maravilla” ganar. Tenía dos golpes de ventaja y para miles una nueva historia comenzaba a escribirse.
Por ahí quiso meterse el estadounidense Tiger Woods con una espectacular ronda en la que firmó un 62 y le ayudó a ascender posiciones hasta quedar de segundo.
Se le acercó todo lo que pudo, sumando aciertos. Empezó con un águila en el hoyo cuatro y terminó con otro en el 18. Entre medias, cuatro birdies y ni un sólo error, con sus 62 golpes, quedó a sólo uno del récord del PGA National que Brian Harman estableció el viernes. Y, con todo, su mejor vuelta como profesional en el PGA Tour.
Era momento de esperar lo que hiciera el chico, que todavía tenía tres banderas más por jugar.
Rory sabía lo que se jugaba y cotejar la tabla le demostraba a quien se encontraría en caso de tropezar, nada menos que al Tigre, esto era tanta o más presión de aquella última jornada en el Augusta National. Tanta o más que en el Abierto de Estados Unidos del Congressional Country Club. Aunque con matices.
Desde el pasado PGA Tour, el último grande de 2011, el norirlandés sólo ha perdido el top-ten de los seis torneos que ha disputado en una ocasión y fue undécimo.
Fue a dar al bunker en la salida del 15. Al bunker en la salida del 17. Siempre jugueteando con la cruz que colgaba de la cadena de su cuello. Síntomas de un nerviosismo insuficiente para evitar lo inevitable, para impedir el comienzo de una nueva era, la “era McIlroy”.

Consulta: www.pgatour.com

Dinia Vargas
[email protected]
Ver comentarios