Enviar
Lunes 18 Agosto, 2008

Rompamos paradigmas


A finales de la década de 1980, IBM empezó a transitar tiempos difíciles registrando grandes pérdidas financieras. La situación empeoraba cuando la junta directiva no encontraba un CEO que se hiciera cargo de la empresa. Pero rompieron un gran paradigma al contratar a Louis V. Gerstner, el CEO de RJR Nabisco una empresa productora de bocadillos y cigarros, pues no poseía ninguna experiencia en dirigir empresas tecnológicas. Sin embargo, logró transformar a IBM y la restableció como el más grande productor de computadoras del mundo.
En la actualidad, debido a los paradigmas, los costarricenses vivimos bajo un sistema de conformismo muy perjudicial, impidiendo que se tomen decisiones importantes para mejorar la institucionalidad del país. Consideramos que contamos con un excelente servicio de salud, un envidiable sistema educativo, una eficiente policía, un participativo sistema político, tres poderes de la República justos, íntegros y preocupados por el bienestar de la ciudadanía, entre otras cosas. Pero la pregunta es ¿con quién nos estamos comparando? Y muchas de las respuestas señalan a la región centroamericana lo cual considero un grave error, pues es muy notable que esta zona, en muchos campos, se encuentra en condiciones muy por debajo que las nuestras.
Estos paradigmas se evidencian, al escuchar jerarcas de instituciones públicas decir que no debemos preocuparnos por las maras, porque no hay en Costa Rica. Que el aumento de los homicidios no debe alarmarnos porque ocurren más en El Salvador y Guatemala. Que nuestras estadísticas criminales son semejantes a las de otros países del área. También expresan que en nuestro país el servicio de salud es mejor incluso que el de México. Que nuestros maestros son mejores que los del resto de Centroamérica y que nuestra economía es envidia de la región. Todo esto nos lleva a un conformismo dañino que nos impide pensar y realizar los cambios que necesita Costa Rica para dirigirse a la meta del desarrollo.
El cambio que requiere Costa Rica debe hacerse de forma integral, incluyendo a todos los ciudadanos. Por ejemplo, los encargados de la seguridad y justicia deben velar para que la violencia y criminalidad no aumenten, sin importar el índice de otros países, pero es nuestro deber colaborar con la investigación policial. Los directivos de la Caja Costarricense de Seguro Social están en la obligación de mejorar el servicio, reducir el tiempo de citas, eliminar las extenuantes filas, exigir responsabilidad a los médicos y mejorar la infraestructura. Pero nosotros no debemos abusar de los servicios de salud. Nuestros maestros necesitan mejoras en salario, infraestructura, capacitación y equipo de trabajo, pero deben entregarse a la enseñanza como lo hicieron aquellos próceres maestros de nuestros abuelos y padres. Se debe incluir a las personas inteligentes en los partidos políticos y no solo a los adinerados, pero deben ser honestos, íntegros y con un pensamiento social. El desarrollo del país depende de todos, no solo del gobierno.



Gabriel Badilla Cascante
Cédula 1-759-886
8848-4022
[email protected]