Rogers prolonga el brillo australiano
Michael Rogers lució sus dotes de rodador y contrarrelojista para dejarse la undécima etapa. Luk Benies-AFP/La República
Enviar

Rogers prolonga el brillo australiano

El ciclista de Tinkoff Saxo se dejó la undécima etapa, Evans sigue líder

El ciclismo australiano vive un buen momento, con Cadel Evans al frente del liderato general en el Giro de Italia, su compatriota Michael Rogers aprovechó para lucir sus dotes de rodador y contrarrelojista y dejarse la victoria en la undécima etapa.

201405212302570.a44.jpg
Rogers, de 34 años y en su día triple campeón mundial contrarreloj, atacó en el descenso del segundo y último puerto de la jornada, el Naso di Gatto, a 27 kilómetros de meta, y aguantó con dientes apretados cuando los perseguidores se le acercaban en el cierre, para acabar con siete segundos de diferencia.
“Sin duda ha sido una de las escapadas más difíciles de mi vida”, afirmó el australiano tras ganar la segunda jornada más larga de la presente edición, con un recorrido de 249 kilómetros, Collecchio y Savona.
Una victoria especial que le sirve a Rogers para olvidar el lamentable episodio de un positivo por clembuterol en la Japan Cup de 2013 que fue anulado por la UCI.
La Federación internacional aceptó las alegaciones de Rogers y admitió que el positivo era debido al consumo de carne contaminada en su anterior carrera, la Vuelta a China.
Por su parte, Evans y su equipo mantuvieron a raya a sus rivales más cercanos por lo que la general no se movió.
“Quiero aumentar el margen sobre mis rivales”, mencionó el ganador del Tour de Francia 2011 y del Mundial 2009.
Además explicó cómo ve a sus principales adversarios: “Rigoberto Urán parece que está mejorando día a día y otro que puede hacer un buen resultado si va bien es (Rafal) Majka, deberíamos prestarle atención. Sobre (Nairo) Quintana, no le hemos visto demasiado y no sé que esperar. Yo estoy concentrado en mí mismo y veremos mañana (hoy) los resultados”.
Hoy se disputa la duodécima etapa, una contrarreloj individual de 41,9 kilómetros entre Barbaresco y Barolo, en la que Evans guarda muchas esperanzas, pues “debería adaptarse” a sus “características” como corredor.
“Se puede comparar con la contrarreloj que tuvimos el año pasado en el Giro con el final empinado. Parece que se adapta mejor a un escalador que tenga poderío en el llano también. Sobre el papel parece que la contrarreloj debería adaptarse a mis características”, concluyó Cadel.

Dinia Vargas y EFE
[email protected]
@dvargasLR

Ver comentarios