Robots ayudarán a niños autistas y enfermos con cáncer
Shutterstock/LA REPÚBLICA
Enviar

Quizá usted los ha visto jugando fútbol y le parecen simpáticos o simples juguetes avanzados. Sin embargo, los robots Nao tienen un trabajo mucho más importante al facilitar la investigación para el tratamiento del autismo o de las células cancerígenas.

Al menos este es el objetivo para el cual estos diez humanoides de 60 centímetros de alto, fueron adquiridos por el Laboratorio de Reconocimiento de Patrones y Sistemas Inteligentes (Pris Lab) de la Universidad de Costa Rica.

Mediante la creación de interfases, se busca que los robots adquirieran ciertos procesos cognitivos, tal como si fueran seres humanos, para luego utilizarlos en diferentes aplicaciones como la atención de niños con autismo.

“La idea es programarlos como una herramienta complementaria a un sicólogo, porque el robot, aunque es un dispositivo muy avanzado, parece un juguete con luces y colores, por lo que es más fácil para el niño tener una interacción muy fluida con él en lugar de que un adulto entre a su espacio”, explicó Francisco Siles, coordinador de Pris Lab.

El proyecto podría probarse con niños del Centro Nacional de Educación Especial Fernando Centeno Güell.

Otro de los proyectos que involucran a los humanoides, consiste en el rastreo de células cancerígenas para determinar los aspectos de sensibilidad de los pacientes al tratamiento con quimioterapia.

La investigación consiste en tomar una biopsia de la persona enferma, la cual es puesta en un microscopio y sometida a diferentes reactivos.

Los desarrolladores crean algoritmos de programación que evaluarán las diferentes reacciones de estas células, y se van registrando en una base de datos para que el oncólogo pueda brindar el mejor diagnóstico.

El rastreo de imágenes permite determinar los movimientos, cambios de aspecto y color de las células y con ello es posible saber si el químico aplicado mata a estos organismos enfermos o si más bien les da fuerza para que sean más resistentes y agresivos.

El Pris Lab fue fundado en 2012 y el próximo año espera inscribir el 90% de las primeras líneas de investigación como proyectos en la Universidad, de manera que sean sujetos de financiamiento.

Hasta ahora, el Laboratorio cuenta con un equipo de 75 personas de 18 diferentes disciplinas como geología, ingeniería civil, ingeniería eléctrica, bellas artes, lingüística, terapia y geología, entre otras.

Las soluciones creadas en Pris Lab buscan dar respuestas a los problemas de la sociedad, pero también llegar a otros países con la exportación de conocimiento.

“Tenemos mucho capital humano y el cerebro es muy bueno, lo que necesitamos es apoyo y asesoría externa. Pero las nuevas generaciones tienen que cambiar su mentalidad y no esperar a ser contratados sino ser líderes, construir lo que el país necesita creando respuestas”, añadió Siles.

En un nivel más avanzado de los algoritmos necesarios para desarrollar sus proyectos, Pris Lab espera enviar una selección tica al Robot Soccer World Cup (Robocup), que desde 1997, se realiza en un país diferente cada año.

El mundial de fútbol de robots es una competencia internacional para comparar la efectividad de los algoritmos desarrollados en torno al fútbol; sin embargo, se trata más bien de un congreso de investigación en robótica cognitiva que utiliza el campeonato como gancho.

Para participar, Costa Rica debe enviar su investigación con la publicación de los resultados, para que los jueces los evalúen y aprueben al equipo.


 


Ver comentarios