Rival chino de Tesla debutará con auto deportivo de $106 mil
Foto Bloomberg
Enviar

Una de las compañías de diseño automotriz más grandes de China dará el salto a producir su propio auto deportivo eléctrico, buscando destacarse de la competencia de startups de autos eléctricos chinos y de Tesla Motors y creando un auto con materiales de jets y megayates.

Qiantu Motor, creada por la compañía de diseño automotriz Beijing CH-Auto Technology, está construyendo una fábrica en la ciudad oriental de Suzhou para producir automóviles eléctricos con cuerpo de fibra de carbono y marco de aluminio, dijo Lu Qun, presidente de la compañía, en una entrevista. El auto deportivo, llamado K50, debutaría el próximo año con un precio inicial de 700 mil yuanes ($106 mil), añadió, comparable al Modelo S de Tesla, hecho de aluminio. El precio es aproximadamente un cuarto del BMW i8, que también tiene características como un cuerpo liviano de fibra de carbono que mejora el desempeño.

“Estamos aprendiendo tanto de Tesla como de los otros fabricantes de autos eléctricos”, dijo Lu, de 48 años, ingeniero que dejó Beijing Jeep en el 2003 junto a algunos colegas para crear Beijing CH-Auto. “Apuntamos a producir automóviles de alto rendimiento y nuestra única opción es construir nuestra propia fábrica, porque no hay una planta en China que tenga un taller de moldeado de fibra de carbono”.

Tesla vendió 3.015 automóviles modelos S y X en China en los tres primeros trimestres del 2015, aunque al fabricante de autos eléctricos basado en Palo Alto, California, le gustaría ser un jugador mucho más importante en el mercado de vehículos más grande del mundo.

El éxito de Qiantu finalmente dependerá del marketing y de su reputación, dijo Steve Man, analista para la industria automotriz de Bloomberg Intelligence, basado en Hong-Kong.

“Se necesitará mucha paciencia y capital para formar una red de clientes que perdure en el tiempo. Veremos si tiene lo necesario para quedarse”, agregó.



Ver comentarios