Enviar
Riesgos que vale la pena correr

En el mundo empresarial siempre hay retos que asumir, si se hace con pasión la recompensa impulsará su carrera

Melissa González
[email protected]

La carrera profesional trae consigo una serie de riesgos que pueden constituir un obstáculo o, por el contrario, si se toman de la forma correcta pueden representar un camino al crecimiento.
Ante esto podríamos decir que el que no arriesga no gana, pero no se puede tener la certeza de que se va a ganar siempre.
Se estima que los riesgos que vale la pena tomar son aquellos por los que se tiene pasión, que representen una recompensa, una mejor calidad de vida integral y un auténtico sentido de la realización personal, según consideró Germán Retana, profesor de Organización de INCAE Business School.
“Cada vez que el éxito no esté asegurado estamos frente a un riesgo, pero la incertidumbre y el deseo de descubrir y avanzar son inherentes a la vida de quienes confían en sí mismos para hacerles frente a los retos”, agregó Retana.
Estas decisiones son acompañadas por lo general de algunos temores, lo cual se considera positivo, ya que son semillas para aumentar la preparación profesional y evitar el conformismo o el estancamiento.
“Al pensar más en los retos que en los riesgos habrá más determinación y la convicción crecerá en forma proporcional al deseo de alcanzarlos”, comentó.
¿Cómo lograr el éxito a la hora de asumir un riesgo?
“Se dice que el éxito nunca anda solo; siempre se hace acompañar del esfuerzo permanente, de la humildad para escuchar y aprender, de la sabiduría para desaprender aquello que ya no funciona, de la serenidad ante las adversidades y de la confianza que se tenga en nosotros mismos”, afirmó el experto.
Por ello recomienda tener una actitud proactiva de aprender, ya que esto permitirá alejarse de llegar a ser obsoleto, así como hacer preguntas y no creer que siempre se tienen las respuestas correctas.


Recomendaciones
Estos son algunos consejos que pueden servir para afrontar los riesgos:

• Antes de tomar una decisión es fundamental escuchar consejos, visualizando escenarios posibles, verificando con objetividad sus fortalezas y áreas de oportunidad para mejorar y aceptar incursionar en un mundo en el que nada está asegurado sin antes trabajar durísimo.

• Cuando una decisión tiene impacto eventual en la familia, es muy aconsejable que la convierta en una decisión colectiva y apoyada por sus seres cercanos pues el apoyo de ellos será vital.

• Es importante tomar las decisiones con confianza en la capacidad propia, pero sin presionarse demasiado en que el éxito debe estar asegurado antes de emprender la marcha.

Fuente: Germán Retana, profesor del INCAE


Riesgos comunes
Estas son algunas decisiones a las que los profesionales se pueden enfrentar en sus carreras:

Cambiar de carrera
La persona que se enfrenta a este proceso de decisión, debe asegurarse muy bien de que el cambiar de carrera o de trabajo le va a beneficiar y va a llenar una necesidad o interés genuino. También debe valorar su contexto, los riesgos que esto implica, el apoyo que recibirá de sus familiares u otras personas, y las consecuencias que la decisión pueda tener sobre su familia. Una opción, al principio, podría ser combinar la nueva ocupación con la que ya se tiene, para explorar y ver si realmente le conviene o si tiene potencial de crecimiento en otra actividad.

Decir no a más responsabilidad
Es importante mantener un equilibrio. En el trabajo, la mayoría de las personas está dispuesta a dar lo mejor y que los demás valoren ese esfuerzo, pero también se debe valorar la salud física y mental, que son la base para tener un rendimiento adecuado.
Ocasionalmente se pueden aceptar tareas adicionales, pero si esto se convierte en algo habitual y llega a afectar, es mejor ser sincero y hablar con los superiores.

Regresar a la universidad
Esta es una actividad por las que muchas personas optan en la actualidad, sobre todo por las mayores exigencias del mercado laboral. Se debe investigar muy bien el área en la que se desea obtener un grado más avanzado, ya sea en la misma disciplina o en otra. Para ello, se debe tomar en cuenta el reconocimiento que tendrá el grado académico en el medio laboral. También se debe considerar que esto implicará sacrificios, sobre todo en lo que respecta a las noches, fines de semana y tiempos libres, lo cual debe conversarse con la familia, para obtener el respaldo al nuevo proyecto de superación.

Comenzar un negocio
En este aspecto entran en juego variables económicas y estratégicas. Desde lo psicológico, la actitud emprendedora es fundamental. Es importante que la persona busque asesoría por parte de quienes ya han iniciado negocios, o que recurra a centros especializados en impulsar a nuevos empresarios.

Fuente: Edgar Salgado García, analista institucional Vicerrectorado de Investigación y Desarrollo de Ulacit
Ver comentarios