Enviar
Rice lanza advertencia a Irán

Secretaria de Estado de EE.UU. sostuvo que nuevas sanciones recaerían sobre régimen iraní si continúa con su plan nuclear


Washington
EFE

Condoleezza Rice, secretaria de Estado de Estados Unidos, advirtió ayer a Irán de que habrá nuevas sanciones si en dos semanas no da una respuesta “seria” a la oferta de los países del Grupo 5+1 para que abandone su programa nuclear.
La responsable de la diplomacia estadounidense hizo estas declaraciones en el avión que la llevaba a Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes Unidos, informó ayer el Departamento de Estado.
También afirmó no estar “nada sorprendida” por la actitud de Irán en Ginebra el pasado sábado, cuando rechazó dar una respuesta concreta a la oferta del 5+1, formado por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido) más Alemania, para que abandone su programa nuclear.
“Esperábamos una respuesta de Irán, pero como ha ocurrido tantas veces con los iraníes, el resultado no fue serio”, dijo Rice.
El jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, dio en Ginebra al negociador iraní, Said Jalili, dos semanas para que Teherán ofrezca una respuesta a las potencias occidentales.
“Fue un mensaje muy claro a los iraníes de que no pueden venir y hablar de cosas sin trascendencia (...) cuando tienen que tomar una decisión. Creo que también ha quedado muy claro que va a haber consecuencias si no la toman”, subrayó Rice.
En este sentido, explicó que si en dos semanas Teherán no da una respuesta clara a la oferta del Grupo 5+1, entonces se usará “la vía de Nueva York (el Consejo de Seguridad de la ONU)” para buscar nuevas sanciones.
“Les hemos dado una oportunidad y ellos han demostrado hasta ahora por qué hay tres resoluciones del Consejo de Seguridad que aislan a Irán y que hacen su aislamiento cada vez más profundo”, afirmó la titular del Departamento de Estado.
Rice entiende que la diplomacia para resolver un conflicto pasa por las posibilidades de negociar y sancionar.
El sábado en Ginebra, las potencias occidentales apostaron por la posibilidad de las negociaciones, pero ahora están en una posición que les permite “demostrar que, si Irán no actúa, es hora de volver a la vía” de las sanciones, según Rice.
Matizó que posibles sanciones adicionales no podrían ser aplicadas de manera rápida por la ONU, dado el calendario de verano.
No obstante, Rice adelantó que las potencias comenzarán a trabajar en más sanciones en el seno del Consejo de Seguridad.
Desde Washington, la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, aseguró que Estados Unidos “ha ganado apoyo para más sanciones” después del rechazo de Irán a dar una respuesta concreta al paquete de incentivos entregado por el Grupo 5+1.
El subsecretario de Estado para Asuntos Políticos y “número tres” del Departamento de Estado, William Burns, informará hoy a Rice en Abu Dhabi sobre las conversaciones de Ginebra.
George W. Bush, presidente de Estados Unidos, y Rice decidieron enviar a Burns a la reunión de Suiza porque pensaron que era necesario “dar un nuevo impulso a la diplomacia” y dejar claro que Washington apoya incondicionalmente la oferta hecha a Irán por las seis potencias.
“Si eres firme a la hora de demostrar el compromiso de Estados Unidos, también puedes ser firme en el lado de las consecuencias”, apuntó Rice sobre su “táctica” diplomática.
La presencia de Burns en la reunión de Ginebra también respondió al hecho de que Teherán ha afirmado en varias ocasiones que no cree que Estados Unidos realmente apoye la oferta del 5+1, señaló Rice.
El plan presentado por las potencias occidentales ofrece a Irán entrar en un período de pre-negociación de seis semanas, durante el cual podría continuar con la actividad nuclear al nivel actual pero se comprometería a no poner en marcha nuevos centrifugadores.
A cambio, las seis potencias no adoptarían nuevas sanciones en su contra y después se pasaría a una fase de negociaciones formales, durante las que Teherán debería detener temporalmente sus actividades nucleares.

Ver comentarios