Rey en su patio
Al suizo Roger Federer le sienta bien jugar en su tierra y usualmente gana en Basilea sin complicaciones. Fabrice Coffrini/AFP-La República
Enviar

Final soñada y campeón soñado en Suiza. Roger Federer, el local, venció a Rafael Nadal por 6-3, 5-7 y 6-3 en el ATP 500 de Basilea y retuvo el título en otro duelo de altísimo nivel entre ambos.
Tras dos horas y cinco minutos, Roger Federer (3º), el defensor del título, pudo con Rafael Nadal, hoy Nº7 del mundo, aunque, claro, los rankings quedan de lado en este choque histórico.
El primer set arrancó bien parejo, con ambos haciéndose fuertes desde su servicio, más allá de algún break point que hayan tenido que superar. Sin embargo, en el quinto game el suizo logró el primer desnivel a fuerza de tiros profundos que lograron desequilibrar a Nadal.
La tónica continuó al punto de que el local siguió siendo superior, para quebrar en el noveno game, cerrar el set 6-3 y empezar sirviendo en el segundo.
Ya en el segundo, el suizo arrancó más cerca de quebrar el servicio de su rival. Sin embargo, el español supo sobreponerse a momentos bien complicados y logró doblegar el saque de Federer por primera vez para servir 6-5 y asegurar un set final.
En el tercero y definitivo, Federer logró el quiebre en el octavo game, aun ante un Nadal más sólido que en otras versiones, para sacar para el campeonato por primera vez. Dos match points necesitó para quedarse con el duelo.
Federer, entonces, se consagró por sétima vez en Basilea (récord) en lo que fue su 12ª final del torneo de su ciudad natal, su 134ª final en singles, la décima de 2015.
Por otro lado, cortó una racha de cinco derrotas consecutivas ante Nadal, aunque la última fue hace casi dos años, en el Abierto de Australia 2014.
Alcanzó, además, su 88º título ATP y 6º de 2015, luego de llegar a diez finales en una misma temporada por sétima vez en su gran carrera, a los 34 años, historia vigente que sigue aumentando.



 



Ver comentarios