Enviar
En la segunda semana de mayo, 1960, se aprobó el uso de la píldora femenina
Revolución sexual cumple 50 años
Mecanismo anticonceptivo cambió el mundo, incluso Costa Rica, uno de los primeros países en adoptar su uso

Esta semana se festeja el 50 aniversario de la píldora anticonceptiva, que llegó apenas tres años después a Costa Rica, uno de los primeros países en adoptar su uso.
Desde ese entonces, esta herramienta anticonceptiva cambió el panorama social, económico y sexual de las costarricenses.
En lo que a su impacto socioeconómico se refiere, al permitir a la mujer decidir cuántos hijos tener, así como cuándo, la píldora hizo un papel importante en la liberación femenina.
En la década de 1960, la mujer costarricense tenía en promedio 6,5 hijos, siendo sus principales opciones la maternidad y las labores domésticas, lo que generaba un lazo de dependencia financiera hacia el cónyuge.
Actualmente la tasa de natalidad es de tan solo 1,9 hijos por familia, según la Asociación Demográfica Costarricense.
Prueba de esta libertad es que cada vez el aporte de las mujeres se hace más evidente en el entorno profesional, aumentó el número de doctoras, abogadas e ingenieras, entre otras carreras que hace algunos años eran casi exclusivas para los hombres.
Otro ejemplo es el de la Asamblea Legislativa, pues en 1960 solo había dos diputadas; actualmente el plenario cuenta con 22.
La elección de la primera presidenta costarricense es la más clara muestra del empoderamiento femenino que vive la sociedad.
Por otro lado, la píldora abrió para las mujeres la posibilidad de disfrutar de su sexualidad, independientemente de la reproducción o el matrimonio.
Son las mujeres las que utilizan la píldora; no obstante, ha tenido un efecto positivo también en las relaciones entre los sexos, al haber reducido el machismo.
“Creo que ha disminuido, el mayor ejemplo es tener una presidenta, es un claro signo de que muchos hombres consideran a la mujer capaz, aunque todavía quedan aquellos que siguen abusando y cometiendo femicidios y acosos, por eso no podemos decir que el machismo ha desaparecido”, dijo la dramaturga y columnista Claudia Barrionuevo.
En cuanto a los efectos en la salud, la píldora puede provocar reacciones negativas como cambios de peso, depresión y disminución del deseo sexual, por eso es importante consultar a un médico para analizar su caso particular.
No obstante, han sido pocos los problemas físicos serios a raíz de su uso durante medio siglo.
Además, la dosis hormonal que actualmente se utiliza es menor que la que contenía hace tiempo.
Para las costarricenses fértiles, la píldora ha sido el más popular de los métodos reversibles anticonceptivos, preferido por el 22% de ellas.
A estos se deben agregar las inyecciones mensuales o trimestrales, utilizadas en el 7% de los casos, que utilizan hormonas similares a las que contiene la píldora. Algunas mujeres prefieren las inyecciones por su practicidad, pues no tienen que recordar diariamente tomarse la pastilla.
El uso de la píldora en Costa Rica solo es superado por los métodos de anticoncepción no reversibles como la tubectomía, en la que se ligan las trompas de Falopio de manera definitiva.
En el país, la Caja Costarricense de Seguro Social distribuye las píldoras anticonceptivas genéricas, aunque la mayoría de la mujeres que planifican con estas las obtienen en establecimientos privados, donde tanto las marcas como los precios son muy variados.
En promedio las cajas mensuales rondan los ¢6.921, pues los precios en el mercado van desde los ¢3.344 hasta los ¢11.730.
Medio siglo después de su estreno, la píldora se ha convertido en el segundo método anticonceptivo más utilizado en el mundo, excepto en Africa y Asia, después del condón masculino, según un informe de la Organización de Naciones Unidas de 2009.
Más de 215 millones de mujeres la han utilizado durante estos 50 años como método para planificar no solo su vida sexual, sino también su actividad laboral, según la organización Women Deliver.
 


Sofía Ramírez
[email protected]
Ver comentarios