Revolución de baterías de Tesla acaba de alcanzar masa crítica
Tres enormes plantas de almacenamiento de baterías convivirán oficialmente en el sur de California de manera más o menos simultánea. Bloomberg/La República
Enviar

Tesla Motors está haciendo una apuesta enorme a que se pueden unir millones de baterías pequeñas para desalojar definitivamente a los combustibles fósiles de la red eléctrica.

La idea tiene fuerza —y se utilizó para contribuir a justificar la fábrica con un valor de $5 mil millones cerca de Reno, Nevada—, pero hasta el momento las baterías han aparecido solo en un pequeño grupo de auténticos proyectos piloto a nivel red.
Esta semana, eso cambia. Tres enormes plantas de almacenamiento de baterías —construidas por Tesla, AES Corp. y Altagas Ltd.— convivirán oficialmente en el sur de California de manera más o menos simultánea.
Cada uno de esos proyectos habría sido el centro de almacenamiento de baterías más grande construido en la historia. Juntos, representan un 15% del almacenamiento de baterías instalado en todo el planeta el año pasado.
Se cortarán cintas y los ejecutivos saludarán al público. Pero esta es una revolución que apenas comienza, dijo el director de Tecnología de Tesla, J.B. Straubel, en una entrevista el viernes. “A veces resulta difícil comprender la velocidad que está teniendo todo esto”, dijo. “Nuestro almacenamiento crece con la rapidez que podemos humanamente ampliarlo”.
Los nuevos proyectos con baterías fueron encargados en respuesta a un desastre provocado por combustibles sólidos, la fuga de gas natural en Aliso Canyon, cerca del barrio de Porter Ranch, Los Ángeles, que liberó miles de toneladas de metano al aire antes de que pudieran sellarlo en febrero del año pasado.

Ver comentarios