Revancha o más dolor
Neymar vuelve a la final de los Juegos Olímpicos cuatro años después, y con el reto esta vez de conquistar el oro. AFP/La República
Enviar

201608181851330.270-rec-brasil.jpg
Luchar por el oro olímpico en el estadio Maracaná brindará la mejor posibilidad de redención a Brasil y a Neymar ante Alemania.

La herida de aquel 7-1 hace dos años en el Mundial no está cerrada, pero los brasileños tienen una gran oportunidad de empezar a cicatrizar.
Ganar su primera medalla en fútbol en unos Juegos Olímpicos quitaría un poco de ese mal sabor de boca.
Sin embargo, esta es un arma de doble filo, porque los locales cargan con la presión, aunque su técnico, Rogério Micale, afirma que ya están acostumbrados.
“Las cosas no salieron al principio de la forma como esperábamos. Hubo un momento de críticas pero el equipo las soportó y se fortaleció, y aprendió a lidiar con la presión de la medalla, especialmente la de oro”, dijo el entrenador de la verdeamarela.
Pero en el camino ahora se encuentra con la peligrosa Alemania, que buscará su segunda medalla de oro —fue campeón en 1976—.
Los germanos quieren volver a amargar a Brasil otra vez, con su fútbol sólido en defensa y muy explosivo en ataque.

“Ellos tienen un juego de equipo, automatizado, organizado”, dijo Micale.

Lo cierto es que las dos selecciones tienen un denominador común a lo largo de la competencia, han venido de menos a más y el oro está ya muy cerca.


Ver comentarios