Revancha es una realidad
Enviar

Revancha es una realidad

El Heat suma tres campeonatos (2006, 2012, 2013), mientras los Spurs cuatro (1999, 2003, 2005, 2007)

No es un déjà vu, sino una nueva final de la NBA entre los dos mejores equipos del campeonato. Los Spurs de San Antonio y el Heat de Miami revivirán por segundo año consecutivo la instancia final para ver quién levanta el trofeo Larry O´Brien y se corona como rey.
Es la primera vez desde 1998 que se da una revancha entre dos equipos que llegan consecutivamente a la etapa final. San Antonio obtuvo el título de campeón de la Conferencia del Oeste al vencer en seis juegos al Thunder de Oklahoma, mientras que su rival el Heat lo hizo ante los Pacers de Indiana en seis juegos de igual manera y celebró su título como campeón de la Conferencia del Este.
Miami debía imponer respeto como bicampeón de la NBA y no tuvo ningún problema en deshacerse de los Pacers por tercer año consecutivo. El “coach” del Heat, Erik Spoelstra, dominó la serie y con camisetas y gorras de “Champions” en el sexto juego, vencieron y celebraron en casa con marcador 117-92.
Los Spurs por su parte se ganaron su boleto la noche del sábado al ganar 112-107 a Oklahoma en tiempo extra. La celebración fue plácida, se encontraban en casa ajena y sabían que aún tenían un rival a vencer por delante.
Gregg Popovich, entrenador de San Antonio tiene en su hogar un salón de trofeos plagado de reconocimientos y se considera un gladiador, sin embargo desde hace un año guarda sangre en el ojo, por lo que sucedió ante el Heat en las finales de la temporada anterior.
“Revancha” es la palabra más común en Texas, específicamente en San Antonio ya que les es imposible no recordar el dramático juego seis. Los Spurs ganaban la serie 3-2 con cinco puntos más que su rival, a 28.2 segundos de obtener el anillo, Ray Allen, quien estará presente nuevamente, remató con furia, forzó a los tiempos extra y ganaron el partido. Ningún seguidor texano olvidará ese momento.
“Es increíble haber recuperado el enfoque después de la derrota tan devastadora. Pero estamos de vuelta. Estamos emocionados. Tenemos cuatro partidos más por ganar. Esta vez lo lograremos”, fue la reacción del pívot de San Antonio, Tim Duncan, deseoso de volver a ver al Heat en la final.
Pero no será fácil para Duncan, ya que el Miami Heat sigue imponiendo récords, esto se debe a que por cuarta vez consecutiva, logran avanzar a la final de la NBA. Únicamente los Lakers de Los Ángeles y los Celtics de Boston han logrado esta hazaña. Sucedió por última vez en las temporadas 1984-87, con los Celtics de Larry Bird.
“Es increíble llegar a una final, pero hacerlo cuatro veces consecutivas es tremendo, tremendo, es un logro que habla del volumen de juego, dedicación, suerte y perseverancia para lograrlo”, dijo el alero del Heat, Shane Battier.
¿Cuál tridente tendrá mayor poder? Por un lado los campeones defensores se muestran sólidos con su líder en anotaciones, LeBron James, pero acuerpado muy de cerca por Dwyane Wade y Chris Bosh.
San Antonio por su lado tiene mucha espuela con Tim Duncan y su estilo de juego inigualable dentro de la pintura, Manu Ginóbili y Tony Parker. Este último está en duda para el primer juego y el resto de la final debido a un esguince en el tobillo izquierdo en el último partido ante el Thunder.
¿Habrá revancha, habrá tricampeón? El duelo de titanes está por comenzar y toda la historia quedará atrás en el momento que ambos quintetos pisen el terreno de juego. El próximo jueves a las 7 de la noche en el AT&T Center en San Antonio comienza la carrera por el anillo de campeón.

201406012355330.a5.jpg

Walter Herrera
[email protected] y EFE

 

Ver comentarios