Enviar
Retos y 365 días de tentación

Un nuevo año es la motivación para una vida nueva, para mejorar los hábitos de vida, administrar mejor el dinero y muchas metas más

Enero es el mes en el que baja el consumo de tabaco, sube el de los calditos y las dietas, se empieza a pensar en el gimnasio, en salir más y variar los hábitos de vida, e incluso en cambiar de pareja, porque aumentan hasta los divorcios.
“Año nuevo” sí, pero “vida nueva” no es tan seguro. El cierre del ejercicio es un buen momento para hacer balance de objetivos personales, para comenzar o terminar con lo que no satisface.
“La gente está motivada para hacer análisis, pensar en cómo ha sido su año y en qué le gustaría cambiar, es un momento de esperanza”, dice a Efe la psicóloga Marina Martín-Artajo.
“La cuestión es que esos objetivos se suelen desvanecer a la semana siguiente, porque hay mucho optimismo o no son realistas”, añade.
Dejar de fumar es un clásico en la lista de propósitos del nuevo año, teniendo en cuenta que un tercio de los fumadores intenta dejarlo cada año y que el número de quienes quieren desengancharse de la nicotina se cuadruplica en los meses de enero y febrero.
El otro clásico es “entrar en el año con buen pie y menos barriga”, afirma Gregorio Varela, presidente de la Sociedad Española de Nutrición, quien recuerda que tras la Navidad suelen aumentar las consultas de endocrinología y obesidad.
“Pero en el control de las dietas, como en el ejercicio físico, el problema es el mantenimiento. Hacemos el esfuerzo inicial, pero dura poco”, dice este experto, que alude al llamado “efecto yo-yo” y advierte: “Cuando uno sube unos cuantos kilos de más, perder tres o cuatro es fácil y rápido. El problema es que lo que vamos a perder es agua y no grasa”.
Quien quiera perder unos kilos, aconseja, debe hacerse un estudio “sobre lo que está comiendo y bebiendo, el ejercicio físico que realiza, y hacer una dieta personalizada, basada en sus hábitos”.
Los periodos de alteración de la rutina, como las Navidades y el verano, también representan para algunos un punto de inflexión para plantearse metas y realizar cambios importantes.
En España, por ejemplo, el mayor número de demandas de divorcio, nulidad y separación se producen en el primer trimestre de cada año, según datos del Consejo General del Poder Judicial.
En los tres primeros meses de 2007 se registraron 40.630 demandas, un 8,6% más que el segundo trimestre.
Y tras la ruptura se busca cumplir otro de los nuevos deseos: salir más y ampliar amistades.
En enero aumenta en un 20% ó un 30% las personas que acuden a las citas, fiestas, viajes y actividades lúdicas, algunas con niños, señala una portavoz de la empresa El Mundo del Single.
Más que el deseo de comenzar una nueva relación, precisa esta portavoz, “el propósito es ampliar tu círculo de amigos, conocer a gente nueva y que eso te ayude a cambiar de vida”.
Y entre quienes buscan pareja, las mujeres comienzan el año más presionadas y más deprimidas que los hombres, según una encuesta del portal de búsqueda de pareja por Internet Match.com.
En estas fiestas, más de la mitad de las mujeres sienten que les falta alguien a su lado a pesar de haber pasado mucho tiempo con amigos y familia, mientras que la mayoría de los hombres dicen no sentirse así, según los usuarios este portal.
Tomar un segundo a reflexionar, sugiere la psicóloga Martín-Artajo: “Este es el momento de hacer balance, pero en cuanto vuelves a la rutina, se te olvida”.

Madrid
EFE
Ver comentarios