Enviar
Retos en 2008


Bienvenidos a un nuevo año, el cual se perfila intenso y no exento de retos y cambios fuertes en la industria gastronómica de Costa Rica.
Este sector siempre dinámico presenta extraordinarias oportunidades, pero también extraordinarios retos que someterán a la industria hotelera y gastronómica de Costa Rica a una de las mayores pruebas de su historia.
Se trata de la tremenda falta de mano de obra calificada a todos los niveles que será cada vez más fuerte, todavía no hemos visto la seriedad del caso y en los lamentos generalizados que escuchamos vemos solamente la punta del iceberg.
Empecemos con el nivel de supervisión, simplemente se necesitan personas con experiencia pero sobre todo con un deseo de asumir responsabilidades, con iniciativa, que sean positivas y entusiastas. Sí, se ven nuevos profesionales que comienzan a salir de las universidades sin embargo las expectativas de muchos de estos nuevos trabajadores del servicio son las de ocupar cargos gerenciales de entrada sin pasar por niveles de supervisión. Y ni que decir de tomar un azafate y familiarizarse con el servicio directo al cliente aunque sea como práctica.
Quizás los medios de información con tanto programa interesante han presentado una industria que no es lo que parece, una industria que si bien está rodeada de una aureola de glamour en el fondo y en su verdadera intimidad solo triunfarán aquellos que sean intensamente comprometidos con el servicio, que sean ordenados, leales, honestos, íntegros, que respiren pasión por atender a otros, que no estén mirando el reloj para ver la hora de salida y que desplieguen destrezas de negocios y técnicas propias de la actividad de forma permanente y de manera progresiva conforme avanzan en su carrera.
Muchos centros educativos, comenzando por las instituciones públicas de formación técnica, se están dedicando a “lanzar” profesionales a medias y es claro, esto era de esperar, nuestro país está sufriendo el proceso de madurez típica de la industria turística de países jóvenes en este campo.
A pesar de lo que digan algunos, Costa Rica no ha sabido aprovechar la experiencia de otros países y estamos perdiendo ventaja ante destinos competidores a pasos agigantados.
La solución inmediata a este reto, será importar mano de obra y la otra producirla desde adentro, en cada establecimiento, con programas creativos de capacitación y desarrollo integral y desde luego, mejorar los programas educativos en hotelería y campos relacionados.
La etiqueta de país “ecológico” y de “ecoturismo” ya se gastó y no podemos vivir más de ella, es la hora de la capacitación integral y de prepararnos verdaderamente para competir por servicio, y el de verdad.
Buen provecho y hasta la próxima semana.
Ver comentarios