Enviar
Lunes 30 Diciembre, 2013

Reto postergado: modernizar el transporte público

“Para lograr una modernización completa de los servicios de transporte público en la modalidad de autobús se necesitan menos palabras y más acciones, menos quejas y más soluciones, menos división y más unión”

Ya no podemos seguir a paso de tortuga en temas de transporte público. Ni los usuarios quieren andar en buses malos y feos, ni los empresarios quieren mantener esas viejas unidades en servicio; tampoco en el Consejo de Transporte Público se impulsan políticas para seguir con el círculo vicioso.
Los buses transportan el 80% de la fuerza laboral del país y a pesar de las quejas que constantemente mantienen los usuarios en contra del servicio, son unidades en buen estado que cumplen con los estándares de calidad y con las normativas vigentes.
Durante años, los pasajeros han pagado los nuevos buses que compran las empresas, un porcentaje de la tarifa de cada ruta se destina al financiamiento de los nuevos vehículos que sustituirán a los autobuses más viejos y dañados.
Sin embargo, para lograr una modernización completa de los servicios de transporte público en la modalidad de autobús se necesitan menos palabras y más acciones, menos quejas y más soluciones, menos división y más unión.
Mientras la Aresep tire del saco en dirección opuesta a los transportistas y al mismo Consejo de Transporte Público esa modernización avanzará igual que la reparación del puente de la Platina.
El cambio del modelo para calcular las tarifas de buses que promueve la Aresep busca, evitar los bruscos aumentos en los pasajes que pagan los usuarios.
Por otra parte, el nuevo modelo establece que la depreciación de las unidades pasaría de los ocho años a los 15 años lo que afectaría directamente el dinero que reciben las empresas autobuseras para comprar buses nuevos o más modernos que brinden el servicio.
Encontramos entonces un momento clave para decidir, queremos pagar menos y seguir en buses que cumplen, pero no son modernos, o por otro lado queremos flotas completamente nuevas y con todos los estándares de tecnología y calidad.
Los usuarios tienen la última palabra, en el país empresas como Autotransportes San Antonio y Empresarios Unidos de Puntarenas han hecho sus propios esfuerzos para poner a funcionar buses de dos pisos o interurbanos modernos que le brinden un mejor servicio al usuario.
Una persona que viaja a diario en bus agradece que el servicio sea bueno y que el vehículo sea cómodo, esto solo se logra con el trabajo en conjunto de los usuarios, los transportistas, la Aresep y el Consejo de Transporte Público. La unión hace la fuerza.
Obviamente cada sector va a defender sus intereses y sobre todo a proteger su bolsillo desde la perspectiva que mejor le convenga, pero más allá de poner un escudo a esas ideas, es necesario que se abran los canales de diálogo y el trabajo conjunto para definir qué es lo mejor en el camino hacia un servicio de transporte en bus moderno. Nuevamente la unión hace la fuerza.


Manuel Avendaño
[email protected]