Enviar
Alrededor del 97% de robos, asaltos, violaciones y homicidios queda sin resolver
Reto en seguridad: acabar impunidad
Lucha contra criminalidad avanza por la senda correcta, defiende ministro Zamora

Cada día que pasa, pareciera que los costarricenses se sienten más inseguros ante los antisociales. En los últimos ocho meses, creció en un 14% la cantidad de personas que consideran la inseguridad ciudadana como el desafío número uno que tiene el país.
La violencia y el crimen, así como el uso y tráfico de drogas, fueron señalados por el 47% de las personas, como el principal problema del país, mientras que en mayo del año pasado, un 33% lo ubicó como el máximo reto, de acuerdo con la última encuesta de CID Gallup para LA REPUBLICA.
Esto se debe, principalmente, a que “la población percibe pocas acciones fructíferas para atacar el crimen por parte del Gobierno, así como a la impunidad con que se trata a los delincuentes”, establece la investigación, la cual se llevó a cabo entre el 9 y el 16 de enero.
La falta de empleo (11%) y el costo de la vida (5%), son las otras preocupaciones de los nacionales, las cuales se encuentran muy por debajo de la inseguridad.
El pesimismo podría encontrar su explicación en que los costarricenses tenían altas expectativas sobre la labor que realizaría Laura Chinchilla, presidenta de la República, al asumir el cargo, pues durante la campaña política se presentó como experta en seguridad.
Sin embargo, a casi dos años de haber asumido la silla presidencial, no ha habido un cambio que haya sido palpado por los ciudadanos en la lucha contra el hampa y el crimen organizado.
Asimismo, durante ese lapso, el Congreso no ha avalado alguna iniciativa de la agenda de seguridad, que haya generado un impacto directo en la ciudadanía.
En uno de cada cuatro hogares, reside una persona que ha sido víctima de un robo o un asalto en los últimos cuatro meses, estadística constante desde junio de 2007, de acuerdo con el registro de CID Gallup sobre este tema.
Hace ocho meses, se dio un cambio en el equipo de seguridad del gobierno de Chinchilla, cuando Mario Zamora y Celso Gamboa asumieron los cargos de ministro y viceministro, respectivamente.
Inmediatamente, pusieron en práctica una serie de directrices para recuperar la paz social del país, sin embargo, parece no haber dado resultados hasta el momento, de acuerdo con lo que opinan los costarricenses.
La percepción negativa de la población sobre la inseguridad, se confirma cuando se revisan las estadísticas de impunidad.
Entre 1998 y 2010, los asaltos, violaciones, homicidios y delitos relacionados con el narcotráfico quedaron impunes en el 97% de los casos, de acuerdo con Juan Diego Castro, exministro de Justicia, que realizó un análisis de la información criminal.
Durante ese periodo, se registraron 235 mil denuncias ante el Organismo de Investigación Judicial y otras autoridades, lo que representó un incremento del 162%.
Solo en el caso de los asesinatos, en dicho periodo más de 4 mil personas resultaron víctimas y a pesar del trabajo de los investigadores, las pruebas recolectadas y los juicios realizados, tan solo seis de cada diez homicidios finalizaron con una condena, el resto, quedó en la impunidad.
Hoy en día, el 71% de los nacionales considera que el crimen ha aumentado en los últimos cuatro meses, el 22% que se mantiene igual y tan solo un 5% que ha disminuido desde setiembre pasado, cuando se llevó a cabo la última encuesta. En el país hay registradas 205 mil armas y se calcula que por cada una legal, existen al menos tres que se encuentran en la clandestinidad.


Zamora: “Vamos por la senda correcta”
¿Cuál es su balance sobre la gestión realizada hasta el momento?

El balance que hacemos de nuestra gestión es que se han tomado las decisiones correctas, para trazar la ruta crítica a través de la cual aspiramos a reducir los niveles de criminalidad. Vamos por la senda correcta.

¿Podría demostrar con números el desempeño de la policía bajo su mando?

El año pasado invertimos el 92% del presupuesto asignado, lo cual es una cifra histórica para este Ministerio. Asimismo, nombramos el mayor número de puestos policiales desde 2000, pues en estos 12 meses se nombraron más de 1.500 nuevos efectivos, lo cual nos ha posibilitado contar con una mayor presencia policial. Los homicidios pasaron de 520 a 420 al finalizar noviembre y tenemos reportes de menos violaciones, entre otros.

Pese a los datos que me señala, la gente percibe que estamos igual que hace cuatro meses y, peor aún, ha crecido el miedo asociado a la inseguridad ciudadana, ¿a qué atribuye eso?

La inseguridad es un fenómeno que ha venido creciendo de forma constante desde 2005 hasta 2010; por tanto, la reducción en las tasas criminales que hemos logrado debe hacerse de manera sostenible en un periodo similar, para que finalmente sea apreciada por parte de la población.

Desde su perspectiva, ¿cuán grave es el problema criminal?

Es grave.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios