Enviar
Desequilibrio en las finanzas públicas motivaría a retomar el tema cuando la economía se recupere
Resurge idea de reforma tributaria
Discusión deberá dividirse en presiones del corto plazo y la necesidad de cambios en impuestos

La caída en los ingresos y el aumento en los gastos y deudas adquiridas para hacer frente a las inversiones contempladas en el Plan Escudo generarían un desequilibrio fiscal, que debiera corregirse cuando la economía se reponga de la crisis.
Por este motivo es que la reforma tributaria resurge entre las iniciativas que quedaron sin discutirse en la presente administración.
Si bien en años anteriores la recaudación mejoró, se mantiene una alta dependencia de la actividad económica, dependencia que se quiere romper para asegurar el fondeo para los programas públicos.
Sumado a ello, este año fue necesario adquirir financiamiento a través de préstamos internacionales y deuda bursátil para hacer frente al déficit fiscal.
Este incremento en la deuda supone un alza en la presión por nuevos ingresos y que pudiera llevar a una discusión de la reforma estructural que ya hace varias administraciones hace fila en el Congreso.
“Efectivamente, en tiempos de crisis no es aconsejable pensar en incrementar la tributación, pero resuelta la crisis, y cuando venga la recuperación, la necesidad de una reforma fiscal nuevamente cobrará vigencia”, consideró Raymundo Volio, especialista en derecho tributario de la firma Volio Chacón y Asociados.
Las dos administraciones anteriores invirtieron esfuerzos para realizar una amplia reforma en el ámbito fiscal y fracasaron en el esfuerzo realizado.
Este gobierno por el contrario optó por mejorar la gestión tributaria para resolver el déficit y aprobó pequeños impuestos, estrategia que deparó buenos resultados.
Ejemplo de ello es que tomó el fisco con una carga impositiva equivalente al 13,7% con respecto al Producto Interno Bruto (PIB) y la llevó al 15,65% el año anterior. Esta cifra dista mucho del 18% al que deseaba llegar el ahora ex ministro de Hacienda, Guillermo Zúñiga.
Precisamente su salida y aspiración para ocupar un cargo como diputado en la próxima administración hacen suponer que si bien no logró llevar la reforma como ministro, pudiera intentar hacerlo como diputado.
Para los analistas tributarios es importante dividir la presión por nuevos ingresos de la reforma fiscal, porque esta última requiere variar la estructura de los impuestos y no los porcentajes.

Daniel Chacón
[email protected]
Ver comentarios