Enviar


Empresas de celulares sacarían provecho a debilidades del ICE

Las empresas de telefonía celular que incursionen en el país se encontrarán con facilidades para obtener un amplio margen del negocio en el corto plazo.
Ello porque el mercado costarricense muestra grandes oportunidades de crecimiento debido a la carencia de servicios con alta demanda, y a la oferta de terminales y otros equipos.
La jugosa oportunidad de negocio que se encontrarán los nuevos proveedores es producto del atraso del operador estatal en generar medidas defensivas frente a la competencia.
Esta es la conclusión a la que llegó el “Cuarto análisis del mercado móvil en Costa Rica”, elaborado por la firma argentina Signals Telecom Consulting, en el cual se devela el interés de al menos cuatro empresas por incursionar en el mercado nacional.
La principal consecuencia que avizoran los expertos contra el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) es “una caída estrepitosa en los ingresos”.
Entre los servicios de valor agregado que tendrían una buena acogida en el mercado costarricense destacan las aplicaciones de contenidos.
“Los operadores entrantes sacarán provecho rápidamente de esta debilidad, a partir de los acuerdos que ya poseen con los principales proveedores de contenido a nivel regional”, aduce el estudio.
Por ejemplo, Claro comercializa contenidos de Universal; una oferta similar posee Movistar con MTV, Cartoon Network y Disney, mientras Tigo ofrece Messenger, Facebook y TV móviles en sus filiales de América Central.
En cambio, el operador estatal a pesar de contar con su portal “Mi mundo ICE”, basa su oferta en el alquiler de su plataforma tecnológica a proveedores privados de servicios.
La oferta de terminales a sus clientes es otra de las ventajas que les ven los analistas a las empresas que arriben al país, pues estiman que al contar con un poder económico superior al del ICE “tienen capacidad de generar acuerdos que les permitan conseguir exclusividad en teléfonos móviles y una propuesta de terminales mucho más amplia que el operador costarricense”.
Se prevé también que los nuevos operadores saquen provecho del roaming internacional con tarifas competitivas que pueden ofrecer en el país, gracias a los acuerdos preferenciales que poseen con operadores alrededor del mundo.
Igual podría suceder con las divisiones de telefonía fija, larga distancia internacional y servicios de banda ancha, aseguró José F. Otero, presidente de Signals Telecom Consulting.
Otra de las conclusiones que arrojó el estudio sobre el eventual comportamiento del mercado costarricense es la posible sustitución que habrá de la tecnología fija por la móvil.
“Claro, Movistar y Tigo poseen UMTS/HSPA (banda ancha móvil) desplegada en otros mercados de América Central, estrategia que replicarán en Costa Rica”, aseguró Elías Vicente, analista de Signals y autor del estudio.
Para que el ICE pueda competir en mejores condiciones se verá forzado a incrementar su inversión de capital para mejorar su cobertura, calidad de servicios y velocidad de transmisión de datos, concluye la consultora argentina.


LO DESTACADO

Tren de carga costaría $140 millones
Volver a encarrilar el tren para trasegar mercancías entre el Valle Central y el Pacífico costará $140 millones.
Con esos recursos alcanzaría para reparar la vía férrea, comprar el equipo rodante y los vagones y darle mantenimiento al sistema por 25 años.
La inversión estimada forma parte de las conclusiones del estudio de factibilidad del tren de carga, elaborado por el consorcio español Iberinsa-Ineco, por encargo del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer).
Del costo, $92 millones deberían invertirse en los primeros siete años.
A lo largo de los 18 años restantes se invertiría en el mantenimiento del sistema ferroviario y en la ampliación del servicio hacia Guanacaste.
Para financiar la obra se recomendó modificar la ley creadora de Incofer para que se le permita a esta institución asociarse con la empresa privada.
En ese sentido existen compañías como Molinos de Costa Rica y Demasa anuentes a analizar el informe y valorar la posibilidad de financiar el proyecto.
Las empresas aportarían dinero por adelantado para poner en marcha el tren con el propósito de que esa inversión se les descuente vía tarifas, dijo Rafael Carrillo, director financiero de Molinos de Costa Rica.
Para ello se crearía un fideicomiso en el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para financiar la obra y se definiría con la Aresep el modelo tarifario para recuperar el dinero aportado.
Solo si se garantiza una demanda de carga de 2 millones de toneladas anuales y siete años de operación, el nuevo medio de transporte daría rentabilidad, destacó el plan de factibilidad.
El trazado del tren comprendería una extensión de 131 kilómetros entre Paraíso de Cartago y el puerto de Caldera, en Puntarenas.
Sobre la energía con que funcionará el ferrocarril, el estudio determinó que dependerá precisamente del volumen de carga que se transporte por este medio.
Por ejemplo, se recomendó un tren eléctrico solo en caso de que el servicio tenga una alta demanda para ofrecer una tarifa razonable, ante la alta inversión inicial que demandaría.

Taca y Avianca forman nueva aerolínea
Esta semana se firmó el acuerdo para la creación de lo que pasará a ser la mayor línea aérea de Latinoamérica.
La compañía surgió tras la unión de dos conocidas compañías de la aviación latinoamericanas: la colombiana Avianca y la centroamericana Taca.
Dentro del acuerdo los principales socios de ambas empresas decidieron entregar sus acciones al holding, las cuales se redistribuyeron en un 67% a favor de Avianca y un 33% para Taca.
Se espera que la operación del grupo aéreo se inicie a mediados del próximo año, luego de superar los trámites de certificación correspondientes en Centroamérica y Suramérica.
En un principio, Avianca y Taca mantendrán su identidad de marca y continuarán operando en forma independiente bajo una visión compartida.
“Decidimos mantener las marcas porque están altamente posicionadas en sus mercados”, explicó Fabio Villegas, CEO del nuevo grupo aéreo.
En materia comercial, las estimaciones apuntan a que la incipiente línea aérea alcanzará ventas anuales por el orden de $3 mil millones.
Por su parte, operará 100 destinos en América y Europa, contará con una flota de 129 naves y un personal que superará los 12 mil colaboradores, detalló Roberto Kriete, CEO de Taca.
La compañía aérea, a su vez, contará con cuatro centros de conexiones en Latinoamérica que serán San José, El Salvador, Perú y Bogotá.
El hecho de que las dos aerolíneas que integran la nueva sociedad solo coincidían en dos rutas (San José-Bogotá y Lima-Bogotá) fue uno de los puntos que facilitaron el acercamiento.
“Al contar con un alto grado de complementariedad de vuelos, nos permitirá ofrecer una mayor oferta de destinos a nuestros clientes”, destacó Villegas.
Por ejemplo, para el costarricense se abre la posibilidad de volar a todos los destinos de Colombia que explota Avianca, expuso Germán Efromovich, presidente de Avianca.
Además se abre una nueva puerta hacia Europa, ya que la compañía suramericana realiza 29 vuelos por semana a tres destinos de España.
Brasil es otro destino que se pone a las puertas del viajero nacional, ya que Avianca posee también participación en la compañía aérea brasileña Ocean Air.
Otro punto de encuentro entre ambas empresas fue que emprendieron en los últimos años un proceso de renovación de su flota y coincidieron en modelos de la marca Airbus.
Ver comentarios