Enviar
Lo más destacado



1. Quiebra Reader’s Digest
La compra por Timothy Collins de Reader’s Digest Association Inc. en marzo de 2007 fue más que un esfuerzo para reanimar una alicaída revista de larga y distinguida trayectoria. Fue un paso clave en un plan para construir un grupo de medios y de publicidad que llevó al inversor a acercarse posteriormente a Time Warner Inc. para proponer una fusión con la filial de revistas de esta.
Esa ambición se derrumbó esta semana cuando Reader’s Digest dijo que planeaba declararse en quiebra porque la caída de las ventas por publicidad amenazaba su capacidad para atender $2.200 millones en deuda, la mayor parte asumida en la operación dirigida por Ripplewood Holdings Inc., la firma de capital riesgo que Collins puso en marcha 1995. Reader’s Digest es un fracaso notable que mancha el historial de Collins como intermediario de éxito.

3. Apple desafía la recesión
Nueva York -- Conforme aumentan los locales desalojados y las ventas al por menor en todo Estados Unidos son solo la sombra de lo que fueron durante el auge de la década, las tiendas de Apple Inc. están desafiando la recesión.
En la tienda de Apple ubicada en la esquina de la Quinta Avenida y la Calle 59 de Nueva York, el 11 de agosto a mediodía la fila de clientes llegaba hasta la acera. Más de doce personas esperaban para comprar un iPhone, que cuesta entre $99 y $299, más al menos otros $70 al mes por un plan de servicio.

4. Banco Itaú se alía con Porto Seguro
El Itaú Unibanco, mayor banco privado de América Latina, y la aseguradora Porto Seguro anunciaron el lunes la unificación de sus operaciones en los segmentos de seguros residenciales y de automóviles para crear la mayor aseguradora de Brasil.
La asociación entre ambas empresas también incluye un acuerdo operacional para la oferta y distribución de seguros residenciales y de automóviles para los clientes del banco en Brasil y Uruguay, informaron las empresas en un comunicado enviado a la bolsa de Sao Paulo.
En virtud del acuerdo, el banco va a transferir toda su cartera de seguros a una nueva empresa denominada Itaú Unibanco Seguros de Automóvil y Residencia, con patrimonio neto de 950 millones de reales (unos $519 millones), que será controlada por Porto Seguro.


HECHO PRINCIPAL:
Ted Kennedy deja huella indeleble

El senador Edward Kennedy, icono del ala liberal del Partido Demócrata y paladín de las minorías y trabajadores, deja con su muerte una huella indeleble en la vida nacional, por su rara mezcla de idealismo y pragmatismo y su capacidad de forjar alianzas con rivales, afirmaron expertos.
Dentro y fuera del Congreso, donde las banderas ondean a media asta, la clase política e incontables grupos cívicos expresan un sentido adiós al patriarca de los Kennedy, quien falleció la noche del martes en su hogar en Hyannis Port (Massachusetts), a los 77 años, debido a un cáncer cerebral.
Según expertos consultados por Efe, Kennedy es un legislador “sin par” y no solo por su impronta en centenares de leyes a favor de los derechos civiles, la justicia social, salarios decentes para los trabajadores, la educación, el servicio comunitario y los derechos de las minorías, mujeres y homosexuales, entre tantos asuntos.
“Difícilmente encontrarás una ley que no tenga su huella. Su deceso es una enorme pérdida por todo lo que quedaba por hacer, no solo con la reforma de salud -que era su gran pasión-, sino también en otras leyes, como la de facilitar la formación de sindicatos”, dijo Ross Eisenbrey, vicepresidente del Instituto de Política Económica.
“Era todo un maestro en política, con una rara mezcla de idealismo y pragmatismo, capaz de ponerse en la posición del otro, quizá por las tragedias que vivió su familia. Tenía una fijación casi religiosa en los detalles personales y eso lo hacía conectar bien con la gente”, agregó Eisenbrey, quien recibió varias cartas escritas a mano de Kennedy.
El legado de Kennedy tras 47 años de carrera política es tan grande como lo será su ausencia en el Senado, enfrascado en un enconado debate sobre la mayor reforma de salud en la historia reciente de EE.UU.
Kennedy, el menor de nueve hermanos, jamás llegó a la Presidencia -algo que en 1980 parecía inevitable-, pero ese “fracaso” fue irónicamente lo que le permitió convertirse en el más influyente de los senadores y, después de Robert Byrd y Storm Thurmond, el tercero más longevo.
Su huella está en la ley de derechos civiles de 1964, el derecho al voto, la ley sobre seguridad en el trabajo, la de protección a los discapacitados, los derechos reproductivos de la mujer, la expansión de cobertura médica para los ancianos, mejoras a la educación y, este mismo año, en una ley que lleva su nombre y amplía los programas nacionales de servicio comunitario.
La comunidad hispana ha perdido a un amigo y aliado, tomando en cuenta que Kennedy fue un eterno creyente de abrir las puertas a los inmigrantes, refugiados y asilados, y fue uno de los arquitectos de la fallida reforma migratoria de 2007.
Con la muerte de Kennedy, el presidente Barack Obama pierde a un aliado clave para su agenda política y al amigo que lo catapultó a la Casa Blanca.
Al rendirle tributo, Obama lamentó la muerte de “un gran líder” y el fin de “un importante capítulo de nuestra historia”.
Ver comentarios