Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



GLOBAL


Resumen semanal

| Sábado 02 febrero, 2008



Lo más destacado

1. Honduras se une a Petrocaribe


Manuel Zelaya, presidente de Honduras, firmó el contrato para la incorporación de su país al programa Petrocaribe, mediante el cual Venezuela le venderá combustible al menos durante un año con facilidades de pago. Como miembro de Petrocaribe, Honduras recibirá 20 mil barriles diarios de búnker para generación de energía térmica con el pago del 60% en 90 días y el 40% en 25 años de plazo con dos años de gracia y un 1% de interés interanual.

2. John Edwards se retira

El ex senador John Edwards, antiguo candidato a la vicepresidencia de Estados Unidos, anunció oficialmente su retirada de la campaña electoral por la Casa Blanca en un acto celebr
ado en Nueva Orleans, la ciudad que para él es el ejemplo más claro de lo que representa el “abandono” de Washington. “Es hora de retirarme para que la historia se abra paso”, dijo Edwards.

3. Marini encargado de resolver crisis italiana

El presidente del senado, Franco Marini, al iniciar consultas con los partidos políticos italianos minoritarios para formar un Gobierno que cambie la polémica ley electoral, aseguró que su misión es muy “difícil” pero “no imposible”. Marini, conocido en el país como un hombre de consenso, aseguró que “con la buena voluntad y con discursos claros puede existir un rayo de esperanza”.

4. América Latina crecerá el 4,3% en 2008

Las turbulencias financieras de los últimos meses no harán mella en el crecimiento de América Latina, que alcanzará un 4,3% este año, pese a que caerá la demanda en los países avanzados, según el FMI. El Fondo Monetario Internacional (FMI) constató el empeoramiento en las condiciones de crédito mundial, lo que para Estados Unidos y Europa se traducirá en una rebaja muy importante de su crecimiento.

5. Nevadas afectan a millones en China

Más de 105 millones de personas se han visto afectadas en China por las fuertes nevadas en el centro y sur del país, mientras que un portavoz oficial calificaba la situación de “desast
re natural sin precedentes” en la historia nacional. Un total de 1,6 millones de personas han tenido que dejar sus hogares y se prepara el realojamiento de otras 963 mil, informó el periódico China Daily.
El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Liu Jianchao, destacó en rueda de prensa que, pese a la grave situación, no se considera de momento la petición de ayuda internacional.



Hecho Principal:
Bush da un discurso de la Unión modesto


El último discurso sobre el Estado de la Unión del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, fue una alocución conciliadora hacia los demócratas con propuestas modestas, lo que refleja la caída de su influencia en el país.
Bush no habló del famoso “eje del mal”, ni de acabar con las tiranías en Oriente Medio, ni de reformar el sistema migratorio y de pensiones.
Todos ellos fueron mensajes de sus discursos previos sobre el Estado de la Unión, que es la alocución más importante de un presidente durante el año, pues en ella presenta su agenda legislativa a los senadores y congresistas reunidos en la Cámara de Representantes.
Pero, ante los tres poderes públicos —excepto, por motivos de seguridad, un miembro del gabinete presidencial, esta vez el secretario del Interior, Dirk Kempthorne— y ante el pueblo estadounidense a través de la televisión, Bush pidió poco.
Instó a aprobar un plan de estímulo económico acordado con los demócratas de la cámara baja que de una forma o de otra nadie duda de que se aprobará.
Mucho más cuestionable es la ratificación de Tratados de Libre Comercio (TLC) con Colombia, Panamá y Corea del Sur, que el presidente también pidió.
Bush urgió además al Congreso a que haga permanentes las rebajas tributarias temporales aprobadas durante su mandato.
La solicitud le ganó una ovación de pie de los republicanos, agrupados a su izquierda, mientras los demócratas se quedaban sentados, lo que es una mala señal para Bush.
El Presidente no pidió al Congreso aprobar una reforma migratoria que regularice a los 12 millones de trabajadores clandestinos que residen en el país o que respalde una privatización parcial de la Seguridad Social, sus dos principales propuestas domésticas en su segundo mandato.
Dana Perino, la portavoz presidencial, reconoció antes de la intervención de Bush que sería imposible que la Legislatura, dominada por los demócratas, respalde estos proyectos antes de que Bush abandone la Casa Blanca en enero de 2009.
Su problema no es solo un Congreso hostil, sino que también ha perdido el apoyo de los estadounidenses, pues tan solo aproximadamente un 30% aprueba su gestión.