Enviar
Lo más destacado

1. Apple y Google cortan sus lazos
Se aliaron contra el enemigo común, Microsoft, cuando ambas defendían los mismos intereses, pero Apple y Google se han convertido en los últimos años en empresas cada vez más competidoras y por ello han decidido cortar sus vínculos.
Los dos gigantes de Internet anunciaron que Eric Schmidt, consejero delegado de Google, abandonará su puesto en el consejo de administración de Apple debido a que las dos compañías compiten cada vez en más aspectos.

2. “Dinero por chatarra” salva a automotrices
El programa federal “Dinero por chatarra”, o CARS por su nombre oficial, funcionó tal y como el Gobierno estadounidense esperaba e impulsó las ventas de automóviles en julio a su nivel más alto en todo el año, según reconocieron los principales fabricantes de automóviles.
A pesar de que el programa, que incentiva la sustitución de viejos automóviles de elevado consumo por nuevos más eficientes, solo se puso en marcha en la última semana de julio, su enorme aceptación por parte del público estadounidense despertó una auténtica voracidad compradora entre los consumidores.

3. Bradesco apunta a los pobres de Brasil
Banco Bradesco SA, el tercer banco brasileño por activos, apuntará a personas de bajos ingresos para expandir su base de clientes, ya que las menguantes tasas de interés y la creciente competencia dañan los márgenes de ganancia, dijo el máximo responsable Luiz Carlos Trabuco Cappi.
El rendimiento sobre el capital, o el ingreso neto dividido por el valor contable de la compañía, declinará en los próximos dos años a entre 18% y 20% desde 23,7% en el segundo trimestre, dijo Trabuco Cappi en una entrevista en São Paulo.


4. Colombia espera 470 mil viajeros de cruceros
Colombia aguarda la llegada de unos 470 mil viajeros en la nueva temporada
de cruceros que se inicia este mes de agosto y que se prolongará hasta junio de 2010, informaron fuentes oficiales.
Portavoces de la vicepresidencia de Turismo del Fondo de Promoción de Exportaciones (Proexport) precisaron que el próximo viernes se inicia la temporada de cruceros con el arribo del barco Dawn Princess, de la línea Princess Cruises al Puerto de Cartagena (norte).




HECHO PRINCIPAL:
Fantasmas de los años 80 rondan a Honduras

El conflicto interno que vive Honduras en torno al depuesto presidente Manuel Zelaya ha dividido al país en dos sectores que han resucitado a algunos fantasmas característicos de la izquierda y la derecha de la década de los años 80, del momento álgido de la Guerra Fría en Centroamérica.
Analistas consultados por Efe coincidieron en que “una de las situaciones que ha surgido con motivo de la crisis que abate a Honduras es un cierto resurgimiento del discurso propio de los años 80”, en palabras del catedrático de filosofía de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) Matías Funes.
La confrontación social “ha tenido esa característica de desempolvar viejos argumentos, viejos conceptos y algún elemento de la década de los 80 sin percibir que estamos viviendo una época totalmente diferente”, sostuvo por su parte el sociólogo Pablo Carías.
Esta semana, la alta cúpula militar hondureña se jactaba de que su país había frenado la “amenaza del comunismo disfrazado de democracia”.
Sólo que esta vez, esa amenaza no llega de la Unión Soviética como en los años de la Guerra Fría, sino de Venezuela.
El presidente de ese país, Hugo Chávez, se ha convertido, de hecho, en el argumento ideal de los defensores del golpe de Estado contra Zelaya para justificar lo que ellos denominan “sucesión constitucional”.
Las televisiones favorables al nuevo Gobierno, que son la inmensa mayoría, pasan frecuentemente en forma de cuñas publicitarias discursos de Chávez lanzando insultos e improperios a sus oponentes políticos y los comentaristas no pierden ocasión de demonizarlo.
“Hay un ataque sistemático a las ideas consideradas socialistas, en el entendido que el ex presidente Zelaya estaba impulsando esto que se llama el Socialismo del Siglo XXI”, como dicen quienes se oponen al mandatario depuesto, observó Funes.
Para Carías, este discurso, destinado a generar temor, daba en el pasado “muy buenos dividendos” por el bajo nivel educativo de la gente, pero “cada día son menos” los que creen en él.
Este sociólogo ve un “congelamiento” en algunos sectores de la derecha, “que creen que se puede doblegar la democracia en las mismas condiciones de cuando estaba la Guerra Fría, sin darse cuenta de que los escenarios han cambiado dramáticamente”.
Por su parte, los opositores al golpe ha advertido de que el nuevo Gobierno de Roberto Micheletti, al que el Parlamento nombró en sustitución de Zelaya tras la expulsión de éste del país por el Ejército, está reactivando los infaustos “escuadrones de la muerte” en Honduras.
Este país centroamericano no vivió en los años 80 una guerra civil como sus tres vecinos (Nicaragua, El Salvador y Guatemala), pero fue usado por Estados Unidos como base militar y para cobijar a la “contra” nicaragüense, y no se vio libre de las violaciones de los derechos humanos cometidos en la zona por los militares.
En las concentraciones de los seguidores de Zelaya y en los pocos medios afines a él se lanzan constantes alusiones a “desapariciones” y “masacres”, lo que ha hecho que el jefe de las Fuerzas Armadas, Romeo Vásquez, les acusase de recurrir a estrategias de los 80.
“Se han magnificado de parte de esos sectores algunas de las cosas que han ocurrido. Ha habido detención de algunos manifestantes pero por pocas horas y que yo sepa no hay desaparecidos”, admitió Funes, un hombre de conocida trayectoria izquierdista.
Además, hasta ahora, en las manifestaciones contra el golpe se han producido tres muertes, mientras que otro simpatizante de Zelaya fue encontrado apuñalado y con signos de tortura.
En esas marchas se venden además como rosquillas discos con canciones de artistas combativos de izquierda de hace al menos tres décadas como Facundo Cabral o Violeta Parra interpretadas por Mercedes Sosa y los Guaraguao.
Funes sí aprecia estos días algunos elementos propios de la Guerra Fría como la “actividad cívico-militar” de los militares de ganarse a la población, en forma de campañas de atención médica y reparto de ropa entre los más necesitados.


Ver comentarios