Enviar
Lo más destacado

1. Citi recibe tercer rescate
El Gobierno de Estados Unidos intensificó su gestión para salvar a Citigroup Inc., aceptando un tercer intento de rescate que reducirá en 74% la cuota de los actuales accionistas de la compañía. El valor de la acción cayó hasta 37%.
El Departamento del Tesoro dijo que convertiría hasta $25 mil millones de acciones preferentes en acciones comunes con la condición de que los tenedores privados aceptaran las mismas condiciones, dijo el Gobierno la semana anterior en una declaración. La conversión le daría a Estados Unidos una participación de 36% en la compañía con sede en Nueva York.
“Estamos en estas condiciones adversas y esto es la reestructuración de una compañía en problemas”, dijo el analista David Hendler, de CreditSights Inc. “Las acciones comunes están gravemente diluidas”.
Una mayor participación gubernamental complica el intento del máximo responsable ejecutivo, Vikram Pandit, de restaurar la confianza en la compañía después que la acción cayó a su mínima cotización en 18 años. El Gobierno está apoyando a Citigroup por el temor de que su quiebra sacuda los débiles mercados mundiales. Estados Unidos no pretende inyectar fondos adicionales después de canalizar $45 mil millones a Citigroup el año pasado.
El banco, que en 2008 redujo su dividendo trimestral a $1 centavo por acción, dijo que el pago será eliminado. También asumió un cargo contable relacionado al valor en picada de algunos negocios, ampliando su pérdida récord en el 2008 a $27,7 mil millones, o 48% más de lo que informó hace un mes.
Si se toma en cuenta la máxima cantidad de acciones preferentes que pueden elegirse para la conversión, los accionistas actuales se quedarían con una cuota de 26%. La acción cayó $66 centavos a $1,80 en las operaciones combinadas de la Bolsa de Nueva York, tras bajar hasta $1,55. Se ha desplomado 90% durante los últimos 12 meses. Solo Fifth Third Bancorp, de Cincinnati, cayó más sobre un total de 24 compañías en el Índice KBW Bank.
“Este es otro paso en dirección a una gradual nacionalización”, dijo Arthur Levitt, ex presidente de la Comisión de Bolsa y Valores, en una entrevista con Bloomberg Radio. “Este país está pasando por nada menos que una revolución económica”, dijo Levitt, integrante
de directorio de Bloomberg LP, la compañía matriz de Bloomberg News.
El presidente de la Reserva Federal, Ben S. Bernanke, dijo el 25 de febrero que quiere evitar nacionalizar Citigroup y otros grandes bancos de una manera que eliminara accionistas y dejara al Estado con control pleno. Bernanke dijo que el Gobierno podría terminar siendo dueño de una “sustancial minoría” del banco.

2. Daimler inaugura planta en México

La alemana Daimler inauguró el viernes en el fronterizo estado norteño mexicano de Coahuila una nueva planta de camiones en la que invirtió $300 millones y desde la que producirá cada año alrededor de 30 mil unidades destinadas a los mercados de México, Canadá y Estados Unidos.
La planta, que emplea a 1.600 personas y fue construida en 24 meses, está ubicada en el municipio de Saltillo, a 850 kilómetros al norte de la capital mexicana, y que es la capital de Coahuila, donde se producirá exclusivamente el camión “Cascadia”.
Con 125 mil metros cuadrados de área de producción y logística, la instalación cuenta con una pista de pruebas, un centro de capacitación y un terreno de 300 hectáreas donado por el empresario local César Cantú.
El máximo responsable de la división Daimler Trucks, Andreas Renschler, señaló durante la ceremonia de inauguración, que la planta de Saltillo servirá como un centro de capacitación mundial y un modelo de las mejores prácticas productivas de la compañía.

3. Tres empresas pujan Canal de Panamá

Panamá recibió tres propuestas para el diseño y construcción de las nuevas esclusas del canal interoceánico que atraviesa el país, el principal contrato del proyecto en marcha de ampliación de la vía, calculado en $5.250 millones.
El presidente del país, Martín Torrijos, asistió a la ceremonia en la que tres de los cuatro consorcios precalificados entregaron la documentación requerida y el costo estimado de la obra.
Las propuestas fueron recibidas en orden de llegada e identificadas con colores; azul, para la primera, que fue la de Bechtel, Taisei y Mitsubishi Corporation; encabezada por Estados Unidos; rojo para C.A.N.A.L., que lidera un grupo español, y verde para Unidos por el Canal, también de españoles.
No se presentó Atlántico-Pacífico de Panamá, que agrup
aba a las empresas “Bouygues Travaux Publics” y VINCI “Construction Grands Projets”, francesas, y la alemana Bilfonger Berger, entre otras.
El director de contratación de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Adriano Espino, animó a los consorcios a tener “fe y confianza” en que el proceso de evaluación “será justo, equitativo y transparente”.

4. Rescate de AIG desató furia de Bernanke
Ben S. Bernanke, presidente de la Reserva Federal de Estados U
nidos, dijo que American International Group Inc. operaba como un fondo de cobertura de riesgo y que haber tenido que rescatar a la aseguradora lo puso “más furioso” que ningún otro episodio durante la crisis financiera.
“Si hay un episodio en todos estos 18 meses que me ha molestado más, no puedo pensar en otro que el de AIG”, dijo Bernanke a los legisladores. “AIG explotó una enorme brecha en el sistema regulador, no hubo supervisión de la división de productos financieros, esto era en resumidas cuentas un fondo de cobertura de riesgo adosado a una compañía de seguros grande y estable”.
Las declaraciones de Bernanke presagian una supervisión más estricta de las firmas financieras sistémicamente importantes, y llegan al tiempo que el presidente Barack Obama pide que le presenten propuestas legislativas dentro de unas semanas para una reorganización de la normativa financiera. El Gobierno de Estados Unidos ha tenido que ahondar su compromiso para evitar el colapso de AIG tres veces desde septiembre al acumular la empresa las peores pérdidas de compañía estadounidense alguna.
La aseguradora “hizo una enorme cantidad de apuestas irresponsables, sufrió pérdidas enormes, no había supervisión reguladora porque el sistema tenía una brecha”, dijo Bernanke. Al mismo tiempo, las autoridades “no tuvieron más alternativa que tratar de estabilizar el sistema” financiero socorriendo a la firma.

5. Economía latina pasaría crisis sin contraerse
El crecimiento de la economía de América Latina se ralentizará este año hasta el 0,7% del Producto Interior Bruto (PIB) y alguna de sus economías puede entrar en recesión, pero la región superará la crisis internacional sin contraerse, según indicó Standard & Poor's (S&P).
Analistas del servicio de rating de esa agencia de calificación especializados en la región coincidieron en que la economía de latinoamericana sufrirá una fuerte desaceleración este año y el déficit alcanzará el 2,6% del PIB, desde el 0,8% de 2008.
En una teleconferencia, Lisa Schineller, directora de calificaciones soberanas de S&P para América Latina, explicó que al final de 2008 ya se vio que la demanda interna no podía mantener el crecimiento económico de la región, que ese año fue del 4,5%.
Según sus cálculos, ese ritmo de crecimiento quedará en 2009 en el 0,7%, la tasa más baja desde 2002, y “es muy probable que las economías de algunos países entren en recesión”, al tiempo que prevén un “aumento del déficit hasta el 2,6% de PIB en 2009, desde el 0,8% de 2008”.


HECHO PRINCIPAL:
Mandatarios ponen la casa en orden

Los presidentes de Cuba, Venezuela y México han decidido casi a la vez poner orden en sus gobiernos, por razones que van desde el “papel indigno” de algunos ministros hasta polémicas de otros, pasando por una búsqueda de la eficacia. El primero de estos reajustes y el de más alcance es el decidido por el presidente cubano, Raúl Castro, que ha motivado numerosas comentarios y análisis, incluyendo los de su hermano mayor Fidel, que es quien en una de sus “reflexiones” ha dado las primeras pistas sobre las razones de la salida de algunos integrantes del gabinete.
Raúl Castro anunció el lunes una profunda reestructuración del Ejecutivo que comprende a once ministerios, fusiona cuatro carteras en dos y supone la salida del canciller, Felipe Pérez Roque, y la pérdida del cargo de secretario del Consejo de Ministros de Carlos Lage, aún vicepresidente del Consejo de Estado.
Tras subrayar que a “la mayoría de los que fueron reemplazados” nunca los propuso él y que fue consultado sobre los cambios, el jefe de la Revolución escribió que “la miel del poder por el cual no conocieron sacrificio alguno, despertó en ellos ambiciones que los condujeron a un papel indigno”.
Otro “pecado” de los destituidos, a los que no menciona por su nombre, es que “el enemigo externo se llenó de ilusiones con ellos”.
Solo 24 horas después del reajuste en Cuba, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que llama “padre político” a Fidel Castro, reorganizó su gabinete con varios cambios de ministros y con la ratificación del vicepresidente del Ejecutivo, Ramón Carrizález, quién además asume interinamente la cartera de Defensa.
Al hacer el anuncio en el Palacio presidencial de Miraflores, el ministro de Comunicación, Jesse Chacón, señaló que la reorganización del gabinete responde a la voluntad del presidente Chávez de que el Ejecutivo sea “más eficaz” en “su labor de construcción del bienestar” para la sociedad venezolana.
La nota oficial del Consejo de Estado de Cuba en la que se anunciaron los cambios en el Gobierno señaló que esas decisiones se tomaron en “consonancia” con el compromiso asumido por Raúl Castro durante su asunción presidencial, en febrero de 2008.
Entonces, el presidente indicó que en el curso del año haría una reestructuración de la Administración del Estado para aumentar su eficiencia y racionalidad con una reducción del número de organismos y una mejor distribución de sus funciones.
En Venezuela, también en aras de la eficacia, Chávez ratificó en sus cargos a los titulares de Finanzas, Alí Rodríguez; de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, y de Interior, Tarek El Aissami, al igual que Nicolás Maduro en la Cancillería y otros miembros del Gobierno, entre ellos Chacón.
Prácticamente la totalidad de los nombrados ya ejercieron cargos de ministros durante los diez años de gestión de Chávez.
En México, el principal cambio es el del ministro de Comunicaciones y Transportes, Luis Téllez, implicado en un caso de presunto espionaje telefónico.
En su lugar el presidente Felipe Calderón, que no mencionó la razón del cambio, colocó al politólogo Juan Molinar Horcasitas, al que ha encargado “ejecutar de manera eficiente” el Plan Nacional de Infraestructura federal para “unir de la mejor manera a los mexicanos e impulsar la competitividad del país”.
El escándalo surgió el pasado 12 de febrero cuando se difundió una conversación de Téllez en el año 2006, cuando aun no era ministro, en la que acusaba de robo al erario al ex presidente Carlos Salinas (1988-1994), en cuyo Gobierno fue subsecretario.
Téllez llegó a decir que Salinas había “robado la mitad de la partida secreta”, un fondo que fue manejado discrecionalmente por los presidentes mexicanos entre 1977 y 1999.


Ver comentarios