Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



GLOBAL


Resumen semanal

| Sábado 17 enero, 2009



Lo más destacado


1. México busca crear miles de empleos
El Gobierno mexicano aseguró que creará en 2009 un total de 350 mil empleos gracias a la construcción de 8.500 kilómetros de nuevas carreteras en el país, informaron fuentes oficiales.
Luis Téllez, secretario de Comunicaciones y Transportes, afirmó en un comunicado que esa dependencia contará este año con un presupuesto “histórico” de 70 mil millones de pesos ($5.185,1 millones), de los cuales 50 mil millones ($3.703,7 millones) estarán destinados exclusivamente a la construcción de carreteras.
Téllez recordó que durante la ejecución de las obras de infraestructura “se generan empleos de todo tipo, desde profesionales muy calificados, hasta personas inscritas en los programas de empleo temporal”.
“Lo primero es generar empleo en un año muy complicado, y luego, una vez que pasemos la crisis internacional, contar con un país mucho más eficiente, con una infraestructura que se ha modernizado en los últimos tres años”, apuntó.
La secretaria estima que en 2009 la iniciativa privada aportará alrededor de 20 mil millones de pesos ($1.481,4 millones) adicionales por concepto de concesiones de carreteras.
En tanto, el ministro explicó que el Gobierno llevará a cabo otras obras “importantes” en materia de infraestructura.

2. Ford podría pedir ayuda gubernamental
Ford Motor Co., el segundo fabricante de automóviles de Estados Unidos, podría tener que abandonar su plan de prescindir de los préstamos federales porque el debilitamiento de la economía amenaza con reducir sus ventas 10% más de lo pronosticado por la compañía.
Ford predice que sus ventas de vehículos livianos en Estados Unidos llegarán a 12,2 millones de unidades este año, casi 2 millones más que la tasa anualizada de ventas de los últimos 3 meses. Chrysler LLC pronostica que las ventas podrían llegar a los 11 millones, mientras que General Motors Corp. predijo una gama de 10 millones a 11 millones.
“El mercado no alcanzará los 12,2 millones de unidades este año, no hay forma de que lo haga”, dijo John Wolkonowicz, analista de IHS Global Insight. La consultora con sede en Lexington, estado de Massachusetts, recortó la semana pasada su estimación de ventas para 2009 a entre 10 millones y 10,5 millones.
Unas ventas a ese nivel desencadenarían la necesidad de préstamos por valor de $13 mil millones, dijo Ford al Congreso el mes pasado. Eso socavaría su intento de ganar clientes describiéndose a sí misma como el más sano fabricante de autos de Detroit, después que tanto GM como Chrysler buscaron ayuda financiera federal.
Las acciones de Ford negociadas en Alemania se mantuvieron sin cambios al equivalente de $2,63 a las 12,18 en Fráncfort. Este año, la compañía ha avanzado casi 15% en operaciones compuestas de la Bolsa de Nueva York (NYSE), frente a un aumento de 26% en GM.
Los fabricantes de autos de Estados Unidos y los analistas del sector están de acuerdo en que las ventas nacionales caerán nuevamente este año después de derrumbarse 18% en 2008 a 13,2 millones de vehículos, menos que el promedio anual de cerca de 16 millones a lo largo del último decenio. El tamaño del hundimiento es lo único que se discute.

3. Venezuela inicia devaluación
Hugo Chávez, presidente venezolano, dice que no ajustará el tipo de cambio fijo del país exportador de petróleo en medio del derrumbe del precio del crudo. En lugar, en un intento de mantener su popularidad, puede realizar una devaluación encubierta.
El gobierno ya reduce la venta de dólares al tipo de cambio que estableció en 2005, lo que obliga a quienes viajan al exterior a volcarse a un mercado paralelo en el que la moneda estadounidense se vende con una diferencia del 61%. Los venezolanos necesitan autorización del gobierno para comprar dólares al tipo de cambio oficial.
“Estamos ante una devaluación furtiva”, dijo Russell Dallen, jefe de operaciones de Caracas Capital Markets, una división de BBO Financial Services Inc., una compañía bursátil y de administración de activos que tiene sede en Caracas. “Empujan a más gente al mercado no oficial y eso impone una devaluación a más personas”.
La insistencia de Chávez en un tipo de cambio fijo, que funcionó relativamente bien mientras Venezuela nadó en petrodólares, se convirtió en una carga desde la caída del precio del petróleo.

4. China se convierte en tercera economía del mundo
La economía de China superó a la de Alemania en 2007 para convertirse en la tercera más grande del mundo, lo cual pone de relieve la creciente influencia económica y política del país.
El producto interno bruto se expandió un 13% frente al año previo, más del cálculo anterior de 11,9%, a 25,731 billones de yuanes ($3,38 billones), dijo en su cibersitio la oficina de estadísticas. Ello superó los 2,424 billones de euros de Alemania ($3,32 billones), usando los tipos de cambio promedio para el 2007.
La economía de China es 70 veces mayor de lo que era cuando el líder Deng Xiaoping abandonó la estrategia comunista de línea dura a favor de reformas de mercado libre en 1978. Tras superar al Reino Unido y Francia en 2005, China se convirtió en el tercer país en realizar una caminata espacial, ser anfitriona de Juegos Olímpicos y sobrepasar a Japón como el mayor comprador de bonos del Tesoro de Estados Unidos.
“Este número es solo un elemento de prueba más de que China es uno de los actores más importantes en el escenario global”, dijo Huang Yiping, economista jefe para Asia de Citigroup Inc. en Hong Kong.
El dato fue difundido según China enfrenta la expansión económica más débil desde 1990 después que se desmoronaron las exportaciones debido a la recesión global.
El crecimiento económico alemán se contrajo el año pasado, según datos difundidos por la Oficina Federal de Estadísticas en Fráncfort. El producto interno bruto creció 1,3%, frente a 2,5% en 2007.
La economía china puede ser ahora 15% mayor que la de Alemania, calculó Louis Kuijs, economista jefe del Banco Mundial en Pekín. Kuijs confirmó el cálculo de que sobrepasó a Alemania en 2007.
La economía de Estados Unidos es la mayor del mundo, seguida de Japón.
“Si China sigue creciendo a su ritmo promedio en los últimos 20 años y Estados Unidos hace lo mismo, superará a Estados Unidos en 20 años”, dijo Tim Condon, jefe de investigación de Asia de ING Groep NV en Singapur. “No hay duda de que ello ocurrirá: es solo cuestión de tiempo”.
El mayor papel del país en el sistema financiero global fue puesto de relieve cuando redujo tasas simultáneamente con la Reserva Federal de Estados Unidos y otros cinco bancos centrales en octubre para contrarrestar la creciente crisis crediticia. En contraste, Japón se mantuvo al margen.



HECHO PRINCIPAL:
Bush defiende su legado

George W. Bush, presidente de Estados Unidos, se despidió de sus ciudadanos con un discurso en el que, aunque reconoció “tropiezos”, defendió sus acciones en Irak y Afganistán y advirtió contra posibles atentados en el futuro.
Bush abandonará el cargo el próximo martes con la popularidad por los suelos, pues apenas un 30 por ciento de los estadounidenses aprueba su gestión, un mínimo solo superado por Richard Nixon.
Deja el cargo con dos guerras abiertas, en Irak y Afganistán, y la economía sumida en su peor crisis desde la Gran Depresión.
“Es posible que ustedes no estén de acuerdo con algunas de las duras decisiones que he tomado”, reconoció y afirmó inmediatamente que “espero que estén de acuerdo en que sí estuve dispuesto a tomar decisiones difíciles”.
En esta línea Bush, que hace unos años fue incapaz de reconocer un solo error al ser preguntado en una rueda de prensa, dedicó la mayor parte de su discurso a enumerar lo que consideró sus logros.
Aunque su mandato comenzó con los atentados del 11 de septiembre de 2001, su mayor éxito, a su juicio, ha sido evitar que se repitan nuevos ataques.
“A medida que los años han pasado, la mayor parte de los estadounidenses ha podido volver a su vida de siempre de antes del 11-S. Pero yo nunca lo hice. Cada mañana he recibido un informe sobre las amenazas contra nuestro país, y he prometido hacer todo cuanto estuviera en mi mano para mantenernos a salvo”, declaró.
Durante su mandato, apuntó, se han transformado las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia, de modo que el país “está equipado con nuevas herramientas para supervisar los movimientos terroristas, congelar sus finanzas y destruir sus tramas”. Las dos guerras abiertas son también motivo de orgullo para Bush, que afirmó que Afganistán es ahora “una joven democracia que lucha contra el terrorismo y anima a las niñas a ir a la escuela” e Irak es “una democracia en el corazón de Oriente Medio”.
Otros logros que enumeró fueron el haber recortado impuestos, reformado el sistema educativo, el aumento de los fondos contra el sida en África o “la promoción de los derechos humanos en el mundo”.
Bush admitió “tropiezos” y “cosas que haría de manera diferente”, aunque no las detalló.
La crisis económica, que se ha convertido en la principal preocupación de los estadounidenses, apenas resultó mencionada.
Cuando la aludió, fue para defender que “ante la perspectiva de un colapso financiero, tomamos medidas decididas”. “Son momentos muy duros para las familias que trabajan, pero serían aún más duros si no hubiéramos actuado”, afirmó.
Bush no solo defendió su legado, sino que también lanzó una serie de recomendaciones para el futuro.
Sobre la situación económica, instó a evitar el aislacionismo y el proteccionismo, pues “retirarnos tras nuestras fronteras solo invitaría al peligro”.
Pero, sobre todo, insistió en no olvidar la amenaza de posibles atentados y recordar que los terroristas siguen queriendo atacar el país, por lo que “no debemos jamás bajar la guardia”.
El discurso presidencial de despedida es una tradición que han cumplido la mayor parte de los últimos presidentes, con la excepción precisamente de George Bush, el padre del mandatario saliente.