Resumen semanal
Enviar
Lo más destacado

1. Bolsas de América arrastradas

Buenos Aires
EFE

Las bolsas de América cayeron en promedio un 34,37% en 2008 a raíz de la crisis financiera global, con Perú a la cabeza y Venezuela como la que menores pérdidas registró, según un informe oficial divulgado en Argentina.
“El año 2008 quedará registrado en la historia de las bolsas del mundo con varios récords quebrados. La caída generalizada de todos los mercados, fruto y consecuencia de la crisis financiera global, ha dejado poco margen para el análisis individual”, advierte el estudio de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

El informe indica que la bolsa de Perú registró desde el 31 de diciembre de 2007 al mismo día de 2008 una pérdida anual del 59,78%, mientras que la de Buenos Aires tuvo una caída del 49,82% y la de Brasil del 41,22%.
En cambio, en el extremo más positivo, la bolsa de Venezuela se depreció el año pasado un 7,85%, en tanto que Chile afrontó pérdidas del 22,13%, sostiene el informe “Los índices del mundo”.

2. Inversores se refugian en empresas de bienes de consumo

Nueva York- Empresas cerveceras y tabaqueras impulsadas por la compra de participaciones mayoritarias, así como cadenas de tiendas de descuento, fueron casi los únicas ganadoras de la peor situación bursátil desde la Gran Depresión.
Anheuser-Busch Cos. llegó a subir un 31% tras haber decidido InBev NV que compraría la cervecera Budweiser para crear la mayor empresa mundial del sector. UST Inc. tuvo un alza de un 27% después de que Altria Group Inc. ofreció comprar la citada compañía de cigarros y tabaco en polvo.
Fast Retailing Co., el operador de las tiendas de ropa de la japonesa Uniqlo, subió un 63%. Wal-Mart Stores Inc., la mayor cadena minorista, y el operador de restaurantes McDonald’s Corp. fueron las dos empresas que subieron entre las 30 del índice Dow Jones Industrial Average.
Solo el 8% de los 1.693 valores del Indice MSCI World de 23 mercados desarrollados pudieron sobreponerse al descalabro del año pasado, cuando los mercados de crédito subieron tras más de un $1 billón en pérdidas bancarias y provisiones en las mayores compañías financieras del mundo, causadas por la primera recesión simultánea de Estados Unidos, Europa y Japón, desde la Segunda Guerra Mundial.

3. Cinco bancos concentran activos en Brasil

Río de Janeiro
EFE

La concentración de los activos en manos de los cinco mayores bancos brasileños subió desde el 52,32% del total a finales de 2007 hasta el 65,72% a finales del año pasado, según datos del Banco Central citados por el diario Valor.
El fuerte aumento de la concentración obedeció a las diferentes fusiones anunciadas el año pasado y que aumentaron “la musculatura” de las mayores instituciones financieras del país, según el diario económico.
De acuerdo con los datos del Banco Central, los cinco mayores bancos brasileños en diciembre de 2007 por volumen de activos eran, por orden, Banco de Brasil (estatal), el Bradesco, el Itaú, la Caixa Económica Federal (estatal) y el Real.
Los cinco contaban con activos que sumaban cerca de 1,3 billones de reales (unos $557.939,9 millones al cambio actual) y equivalían al 52,32% del total del sistema financiero, según los datos del organismo emisor.
De ese total, el Banco de Brasil acaparaba el 16,1% de los activos, el Brandesco un 13,9%, el Itaú un 13,5%, la Caixa Económica Federal un 10,5% y el Real un 6,5%.
En 2008, sin embargo, el Itaú adquirió el Unibanco y se convirtió en el mayor banco de Brasil y de toda América Latina; el Banco de Brasil compró el también estatal Nossa Caixa, y el Santander español se quedó con el Real y entró en la lista de los cinco mayores del país.

4. Oro seguiría subiendo por octavo año consecutivo

Londres- El oro, de los metales el más rentable en 2008, puede subir de precio por octavo año consecutivo porque los inversionistas buscan dónde refugiarse de las tasas de interés menguantes al mismo tiempo que los bancos centrales inyectan más liquidez en el sistema bancario.
El metal tendrá un precio promedio de $910 por onza en 2009, un 4,3% más que el año pasado, según la mediana de los pronósticos de 20 analistas, operadores e inversionistas sondeados por Bloomberg. La plata y el platino, que subieron en promedio un 12% en 2008, bajarán este año, de acuerdo con el sondeo.
Es posible que los precios del oro se fortalezcan después que los inversionistas en acciones perdieron unos $29 billones el año pasado, la Reserva Federal de Estados Unidos bajó las tasas de interés hasta cero y los gobiernos trataron de poner fin a la peor crisis financiera desde la Segunda Guerra Mundial. El metal es uno de apenas cuatro productos primarios que subieron al tiempo que el índice Reuters/Jefferies CRB caía un 36% en 2008, el peor año en medio siglo.



Hecho Principal:
Vacío legal del movimiento palestino

Mahmud Abas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), concluyó su mandato sin convocar nuevas elecciones para cubrir el vacío legal que el fin de ese plazo constitucional crea en el movimiento nacional palestino.
La situación no impide que Abas siga en el cargo al menos hasta la celebración de los comicios, pero refleja una crisis institucional que ha permanecido largamente en estado de larva y se ha visto agravada por la atroz ofensiva militar de Israel en Gaza.
Abas fue elegido en las presidenciales del 9 de enero de 2005 para un periodo de cuatro años y, según la constitución palestina, en caso de que finalizara su mandato sin que convocara a las urnas debía pasar su responsabilidad al Presidente del parlamento.
Desde la aplastante victoria por mayoría absoluta de Hamas —y el descalabro del movimiento nacionalista Al Fatah de Abas—, en las legislativas de 2006, un veterano dirigente del movimiento islamista, Abdel Aziz Dweik, es el presidente de la Cámara.
Pero Dweik permanece encarcelado por el Estado judío, y hacia meses que en el entorno de Abas se argumentaba que en esas condiciones era imposible el traspaso de poder entre ambos.
Tampoco las cruentos combates registrados en 2007 en la franja —cuando las milicias islamistas expulsaron a las nacionalistas— han ayudado a desbrozar el camino para la cita electoral pendiente.
Desde hace más de año y medio, Hamas gobierna en Gaza y Abas en Cisjordania sin que hayan fructificado los esfuerzos para unificar los dos territorios bajo una sola y misma administración.
El cisma es el resultado de un sistema constitucional más presidencialista que parlamentario, y de las estrategias opuestas por las que optan los dos movimientos mayoritarios palestinos.
Después de liderar durante varias décadas la lucha armada, Al Fatah inició la búsqueda de un entendimiento político con Israel; primero por medio de Yaser Arafat y, tras la muerte en 2004 del histórico dirigente, a través de su sucesor, Mahmud Abas.
El giro permitió el regreso del exilio de la plana mayor de Al Fatah, y la creación de la ANP como embrión de un estado.
Pero el proyecto se truncó por la intransigencia israelí y la incapacidad de la dirección para controlar al sector extremista del movimiento nacionalista, sobre él caía una cascada de acusaciones de corrupción que lo llevaba, entretanto, a sus horas más bajas.
Hamas ocupa la otra cara de la moneda.
Fundado en 1987 —un año antes de que Arafat reconociera en 1988 el derecho a existir de Israel y diera vida a la negociación—, el movimiento islamista no renuncia a la lucha armada.
Y favorecido por los vientos de integrismo religioso que soplan en el mundo musulmán, ha cimentado su amplio apoyo popular en una extensa red de asistencia social a los más necesitados.
Hamas rechaza de manera tajante la negociación que Abas emprendió hace un año con Israel para la firma de un acuerdo de paz, y que conducirá a establecer un estado en Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este.
La ofensiva de Israel ha abierto un paréntesis en ese proceso y su objetivo no confeso es restaurar la autoridad política de Abas en la franja tras desactivar militarmente a Hamas: Solo en ese caso el Estado judío se plantearía levantar el bloqueo a Gaza. Pero ese escenario no resuelve la disputa por la legitimidad en el seno del movimiento nacional palestino entre los partidarios del compromiso y los contrarios a una solución territorial que no consideran justa y —lo que es peor para los árabes— tampoco honrosa.

Ver comentarios