Enviar
Lo más destacado


1. Chávez y Lula preguntan ¿cuál crisis?

Mientras el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, sostuvo que esa nación está a salvo de la crisis financiera internacional, porque en Estados Unidos solo se encuentra “el 1%” de la reserva monetaria de su país, que acumula más de $38 mil millones, su colega brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, respondió “¿cuál crisis?”, cuando le preguntaron sobre el impacto en Brasil del deterioro económico norteamericano.
Venezuela tiene en Estados Unidos “$375 millones”, lo que representa “el 1% de la reserva” monetaria nacional, “saldo que corresponde a unos bancos corresponsales de servicios financieros”, declaró Chávez.
“El resto de la reserva (que totaliza) unos $38.100 millones al 8 de agosto, está a buen resguardo”, agregó el mandatario, sin más precisiones, en su dominical programa de radio y televisión Aló Presidente.

2. Planes de Petrobras modificarán economía brasileña

La estrategia de la petrolera Petrobras para explotar nuevas reservas de crudo a grandes profundidades impactará con fuerza toda la industria y la economía de Brasil, señaló el presidente de la empresa, José Sergio Gabrielli.
La petrolera apuesta a que los precios del petróleo se mantendrán altos y acelera sus planes para aumentar con fuerza su producción, destacó Gabrielli.
El ejecutivo expuso un panorama de la industria petrolera mundial y brasileña durante una conferencia en la clausura de Río Oil and Gas, una feria comercial y tecnológica que reunió en Río de Janeiro a las principales empresas mundiales y brasileñas del sector.

3. Livni tratará de construir nuevo gobierno

Tzipi Livni, ministra de Exteriores, tiene a partir de ahora seis semanas para tratar de poner en pie un nuevo Gobierno en Israel, tras aceptar este encargo del presidente del Estado judío, Simón Peres.
Livni y Peres hicieron este anuncio en una comparecencia ante los medios de comunicación a última hora de la tarde en la residencia oficial de Peres en Jerusalén, al día siguiente de que Ehud Olmert oficializara su dimisión como jefe del Ejecutivo.
Tras unas breves palabras de Peres, Livni explicó que su “principal prioridad” es armar un Ejecutivo “estable” que ejerza hasta que acabe la presente legislatura parlamentaria, en 2010.

4. Izquierda aventaja en El Salvador

El partido izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) aventaja por 16,6 puntos porcentuales a la gobernante ARENA en las intenciones de voto de cara a las elecciones presidenciales que se celebrarán en El Salvador el próximo año, según una encuesta. A la pregunta de cuál es el partido que ganará las próximas elecciones presidenciales, el 47,8% respondió que será el FMLN, mientras que el 31,2% dijo que la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha), partido que se encuentra en el poder desde 1989.
Un 19,7% dijo no saber o no respondió, mientras que el resto del porcentaje se lo repartieron el Partido de Conciliación Nacional (PCN) y el Partido Demócrata Cristiano (PDC), ambos de derecha, así como el Cambio Democrático (CD, socialdemócrata).



Hecho Principal:
Washington Mutual se hunde

El banco Washington Mutual (WaMu) ha protagonizado el mayor hundimiento de una entidad financiera en la historia de Estados Unidos, lo que le convierte en todo un símbolo de los excesos del boom inmobiliario de los últimos años en el país.
El Gobierno, en lo que supone la mayor intervención de un banco hasta ahora, se ha visto obligado a tomar el control de la entidad, que atesora $307 mil millones en activos, y acordar una venta de urgencia a JP Morgan.
En las últimas semanas, el Gobierno había tratado de forzar a WaMu a negociar su venta a otro grupo bancario, aunque las negociaciones no han tenido éxito, lo que ha obligado al Gobierno a acometer la intervención.
Se da la circunstancia de que JP Morgan se vio obligada hace solo seis meses a adquirir, bajo la presión del Gobierno, otra entidad abocada a la bancarrota, el banco de inversión Bear Stearns.
El derrumbe de Washington Mutual supera, con mucho, el que se produjo en 1984 con la caída de Continental Illinois National Bank and Trust, un banco de Chicago que hasta ahora tenía el récord del mayor derrumbe de una entidad financiera.
Con el acuerdo del jueves, JP Morgan asumirá el control de las 2.300 oficinas que Washington Mutual, una entidad con 119 años de historia, tiene en todo el país, así como su voluminosa cartera de créditos y depósitos.
Solo en la última semana, cuando ya se conocía el peligro que se cernía sobre Washington Mutual, la entidad ha sufrido la salida de las cuentas de sus clientes de 16.700 millones de depósito.
Esto le ha dejado “sin la suficiente liquidez para poder cumplir con sus obligaciones” y le ha colocado en una condición “defectuosa para poder seguir haciendo negocios” con sus clientes, según un comunicado de la Oficina de Supervisión Bancaria.
El costo de la operación para JP Morgan Chase será de $1.900 millones y no afectará los depósitos de los clientes de Washington Mutual, según fuentes de la industria financiera.
Por otra parte, la Corporación Federal de Seguros de Depósitos, que protege los seguros de los bancos, señaló que no tendrá que acudir a sus fondos.
La toma de Washington Mutual, que tiene su sede en Seattle, es la última de una serie de intervenciones del Estado en entidades financieras del país que se han visto abocadas a la bancarrota por su enorme exposición a los activos “tóxicos” relacionados con el derrumbe del mercado hipotecario.
Junto a Washington Mutual, el Gobierno se vio obligado hace unos días a desembolsar $85 mil millones para evitar la caída de American International Group, la mayor aseguradora del país, así como a tomar el control de las hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac, con la inyección de $100 mil millones en cada una de ellas.
Estos acontecimientos se producen en un momento en que el Congreso negocia contra reloj la propuesta que el Gobierno ha puesto sobre la mesa para adquirir toda la deuda “tóxica” de la banca, por importe de unos $700 mil millones.
WaMu es una de las entidades que atesoraban una mayor cantidad de este tipo de deuda, pues no en vano se preciaba de haberse convertido en el “Wal-Mart de la banca”, por prestar dinero a personas sin recursos que eran rechazadas en otras entidades, lo que le permitió crecer hasta convertirse en el sexto mayor banco del país.
Ver comentarios