Enviar

Resultados mixtos en mercados internacionales

Materias primas y buen desempeño de las plazas financieras impulsaron el primer semestre del año, pero la crisis de hipotecas empañó el resto

Agustina Cobas
[email protected]  

Aunque todos los años suceden acontecimientos económicos y financieros que definen el rumbo de los mercados internacionales, lo sucedido en 2007 no solo marcó el camino para los mercados en estos 12 meses que terminan, sino que también dejó secuelas para los meses venideros.
Y es que la crisis de hipotecas de alto riesgo que dio inicio en Estados Unidos a mediados del año, constituyó el principal elemento que condicionó, desde esa fecha, el desempeño de las principales plazas financieras.
El primer semestre fue impulsado por el boom de las materias primas, las cuales, lideradas por el petróleo, experimentaron fuertes alzas en sus precios, beneficiando a aquellos inversionistas que habían apostado por ellas y las economías productoras.
A su vez, el dinamismo que mostraban las economías estadounidense, europea y asiática impulsaba el crecimiento económico mundial y el de los mercados financieros.
Sin embargo, los buenos tiempos no duraron mucho. En junio, cuando la firma Bear Stearns anunció que dos de sus fondos de capital iban a cesar, debido a que los deudores de hipotecas y otros préstamos que respaldaban los títulos emitidos por los fondos no podían hacer frente a los pagos, la crisis del mercado hipotecario comenzó a hacerse evidente y a trasladarse al mercado financiero, donde realmente estaba su raíz.
Por otra parte, a diferencia de años anteriores, el papel que jugaron los mercados emergentes, como los asiáticos y los latinoamericanos fue mucho más protagónico que el que desempeñaron las plazas tradicionales, como la de Estados Unidos y de Europa Occidental.
En el caso particular de los mercados latinoamericanos, estos no se vieron afectados directamente por la crisis subprime de Estados Unidos, a excepción de un leve aumento en la aversión al riesgo por parte de los inversionistas, quienes se alejaron un poco de las operaciones en mercados emergentes, producto de la percepción de mayor riesgo por parte de estos.
Sin embargo, el efecto fue muy pequeño. Por ejemplo, desde comienzos del año a la fecha, el índice BOVESPA, que refleja el comportamiento de la bolsa de valores de Sao Paulo, Brasil, aumentó un 45%; el de la bolsa de Lima, Perú, aumentó un 46%, Chile un 14% y la Bolsa de Shanghái, China, mostró un incremento del 90%.
“Los commodities o materias primas fueron el sector de mejor desempeño, y los cambios en el escenario de poder económico que representan las reservas monetarias de las economías emergentes afectaron el valor del dólar, opinó Rainier Saballos, analista de mercados internacionales de Central American Money Market Brokers.
Otros analistas coinciden con esta apreciación.
“Los mercados internacionales pasaron las expectativas, los commodities ofrecieron las mejores oportunidades de inversión, incluso a pesar de la crisis subprime, que golpeó al mercado en un monto aproximado de $300 mil millones, los mercados cierran con las mayores ganancias de la historia”, señaló Juan Manuel Tirado, consultor internacional.
La acentuación del debilitamiento del dólar fue otro de los elementos que caracterizaron a 2007 en el mercado internacional, tanto frente al euro como ante otras monedas, debido en parte a la desaceleración que experimenta la economía de Estados Unidos y a elementos como la decisión de muchos inversionistas de colocar sus inversiones en otras divisas, entre otros.

Ver comentarios