Enviar
Sanciones del Tránsito se efectúan por violación a señales ausentes que impedirían circular
Restricción vehicular se aplica con débil sustento técnico
Estudios en los que se basa la medida, recomiendan diversas acciones antes de ponerla en práctica

El 29 de julio, el doctor Agustín Páez debía desplazarse hacia la Clínica Católica. Cerca del hospital Calderón, un oficial de tránsito lo detuvo por circular con la placa restringida.
El parte indicaba que la sanción era “por irrespetar el artículo 78 de la Ley de Tránsito”, pero no decía específicamente que era por circular con restricción; sino por irrespetar la señalización.
Por curiosidad, descubrió que este artículo sanciona el irrespeto de las señales verticales y al no existir ninguna señal de restricción en su recorrido, apeló ante la Unidad de Control de la Policía de Tránsito, caso que aún está en estudio.
Esta es una de las fallas que tendría el decreto que permite a la Policía de Tránsito sancionar la restricción vehicular, la cual se estaría aplicando sin un sustento técnico fuerte que la justifique.
La Ley de Tránsito vigente indica que la restricción vehicular cabe cuando se combinen el interés nacional, la conveniencia, oportunidad y otros factores con el debido fundamento técnico.
Pero los dos estudios que presentó el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) como sustento para comprobar el beneficio de la restricción no serían tan contundentes.
El primero lo suministró la Consultoría GTZ del Programa MOPT-KfW; del cual posee copia LA REPUBLICA. En su primera página indica que “lamentamos comunicarle (al Ministerio de Obras Públicas) que, aparentemente, ninguno de los laboratorios o centros de investigación estatales o universitarios disponen de información para respaldar la restricción”.
Esto a pesar de que en el decreto, el MOPT utiliza este estudio como “respaldo técnico” para aplicar la medida.
En el informe, el consultor aduce que no hay sustento científico para aplicar la regulación en el área que hoy está incorporada en esta medida.
El segundo informe es el denominado “Evaluación del impacto producido por la restricción vehicular por número de placa en San José”, fechado en julio de 2009 y elaborado por la Dirección General de Tránsito, del cual también posee copia este diario.
“Debido a algunas limitaciones en el equipo de conteo automático del Centro de Control de Tránsito, para este estudio se decidió utilizar puntos de control específicos para evaluar el efecto de haber eliminado la restricción”, situación que podría generar un sesgo, indica en su página 14, el inciso 2.2.
Aunado a ello, plantea ejecutar diversas acciones antes de aplicar la restricción, como por ejemplo concluir la Circunvalación Norte.
Estas presuntas incongruencias serían suficientes para apelar los partes; e incluso, para plantear la suspensión en la aplicación de esta medida, consideró Oscar Hernández, abogado constitucionalista.
Al respecto, las autoridades del MOPT han defendido que la restricción se basa en los criterios de oportunidad, conveniencia e interés público. Además, aducen que el sustento técnico sí defiende la aplicación de esta medida de control vehicular y que es fácilmente perceptible que sin restricción, la congestión vial empeora.
Sobre el tema se procuró la versión de Karla González, ministra de Obras Públicas y Transportes desde el jueves pasado, pero aún ayer no había respondido a los planteamientos de este medio.

Daniel Chacón
[email protected]
Ver comentarios